СДАМ ГИА: РЕШУ ЕГЭ
Образовательный портал для подготовки к экзаменам
Испанский язык
≡ испанский язык
сайты - меню - вход - новости




Задания
Версия для печати и копирования в MS Word
Задание 13 № 1568

¿Por qué la madre de Adela no mantiene la conversación con la portera?

 

1) No le gusta escuchar chismes.

2) La portera es molesta.

3) Lleva unas bolsas muy pesadas.

4) Está ocupada con las tareas domésticas.


Es difícil ganarse amigos

 

La señora Antonia, que lo sabe todo y no pierde detalle, se ha encargado de informar a quienes han querido escucharla.

– Y el chico no está enfermo exactamente, sino que lo operaron de la cabeza, pobrecillo, y ahora no puede ir al colegio, y por eso vienen a su casa a darle clases. Ahora lo cuenta a la madre de Adela, que sube, cargada con dos bolsas.

–Sí, sí, señora Antonia, muy bien, pero ahora discúlpeme, que aún he de preparar la cena.

La señora Rosa no soporta los chismorreos de la portera, pero Adela, que sube detrás de ella, aguza el oído.

– Y cada día viene uno distinto –la portera sigue con su relato. – Son tres señoritas y dos muchachos. Y cada uno le da una lección, uno gramática, el otro geografía y no cobran nada por hacerlo.

Se vuelve hacia Adela y le pregunta:

– ¿No lo conoces, guapa? Se llama Salvador y tiene tu edad.

La niña niega con la cabeza. El parloteo de la portera se oye aún mientras abren la puerta del piso.

Saber que hay un niño en el tercer piso tiene a Adela muy excitada. Sería magnífico poder ser amiga de él, aunque es muy difícil eso de ganarse amigos.

Alguna vez ha ido con sus padres a casa de amigos de ellos que tienen hijos. A Adela le molesta que su madre le diga: “Son casi de tu edad, podéis pasarlo de maravilla jugando, a ver si termináis siendo amigos”.

Y si esto la molesta, es porque sabe que eso no funciona así, que un niño o una niña te cae bien o mal por mil cosas, aunque los padres piensen que por el solo hecho de ser niños tienes que hacer amigos con ellos. Como aquel día que fueron a la montaña, a casa de un amigo de su padre. El niño de la casa, Carlos, era un extremo antipático, con solo verla le dijo:

– Tú vives en Barcelona, ¿verdad? Ya se nota, ¡pareces una momia! ¿Estás metida siempre en la nevera? ¡Ja, ja, ja!

Adela sintió ganas de arañarlo, pero Carlos ya había salido al patio y gritó:

– ¡Ana, ven, tenemos visita!

Y una niña apareció como por sorpresa. Miró a Adela con aire de suficiencia y le dijo:

– Me llamo Ana y tengo tres hermanos.

– Pues yo... no tengo ninguno – murmuró Adela, que se sentía muy incómoda.

Ana se le acercó y le preguntó:

– ¿Cuántas palabrotas sabes?

– Algunas...pero mis padres no me las dejan decir, dicen que es una cosa muy fea.

Ana rompió a reír:

– Pues yo sé muchas, ¿sabes? Las sé todas.

Y le soltó una porción de palabrotas, blasfemias e insultos que dejaron a Adela boquiabierta.

Ana se sintió muy satisfecha de la impresión que había causado a la forastera y, guiñando a Carlos, le propuso:

– ¿Vamos a ver quién corre más con las bicis?

Cuando Adela vio los caminos con fuertes desniveles por donde tenían que pasar se negó en redondo a participar en la competición.

– Eres una miedica – se rió Ana – y no te queremos para jugar con nosotros. ¡Anda, ahí te quedas, tonta!

Y se fue con Carlos, riendo y gritando, pedaleando con toda su energía.

Adela permaneció el resto de la mañana sentada en una esquina del bosque, sin saber qué hacer, dudando en regresar a la casa por miedo de que sus padres la regañasen por no saber jugar con aquellos niños.

Y cuando después de comer, la niña había insistido en que quería quedarse dentro de la casa a ver el programa de televisión, tuvo que oír los comentarios de sus padres.

–¡Mira qué extraños son los críos de hoy! En lugar de correr por la montaña, respirando aire limpio,¡no!, prefiere quedarse encerrada en casa mirando la tele...

Y la madre de Carlos añadió:

– Sí, la culpa es de la tele, que los tiene idiotizados.

Пояснение.

1. La señora Rosa no soporta los chismorreos de la portera