№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 27531

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды.

 

 

1. Estas mascotas me ayudan a calmar los nervios.

2. Sé que este animalito es bastante fácil de cuidar.

3. Mis mascotas son de tres razas diferentes.

4. Tengo un animal exótico que necesita mucha luz.

5. Mis dos mascotas y yo nos entendemos bien.

6. El animal que quiero tener se conforma con poco.

7. Mis mascotas saben emular varios sonidos.

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A. Rafa se tiene que ir a casa porque su hijo tiene fiebre.

B. El hijo de Rafa es el peor alumno de la clase.

C. Rafa reconoce que su hijo le pone de los nervios y que no tiene paciencia.

D. Lucía dice que el niño necesita un ejemplo a seguir.

E. Rafa y su mujer suelen castigar a Manolo por no obedecer.

F. La mujer de Rafa se ha caído enferma.

G. Beber zumo de naranja es el ritual que Rafa cumple a rajatabla.

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

3.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La bailaora dice que tenía una niñez ...

 

1) feliz.

2) desgraciada.

3) aburrida.

4.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Doña Cristina cuenta que bailaba a solas porque se sentía ...

 

1) confusa.

2) desdichada.

3) avergonzada.

5.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La bailaora recuerda que su padre siempre la ...

 

1) castigaba.

2) animaba.

3) besaba.

6.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Según la bailaora su familia no quiso que ella ...

 

1) regresara de Nueva York.

2) se quedara en Sevilla.

3) fuera a Madrid.

7.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Doña Cristina dice que para obtener éxito no bastaba con ...

 

1) bailar bien.

2) ser bonita.

3) tener buenas formas.

8.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La bailaora confiesa que al principio bailaba a la manera ...

 

1) asturiana.

2) andaluza.

3) madrileña.

9.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Según la bailaora con Antonio Gades aprendió ...

 

1) bastante.

2) poco.

3) mucho.

10.

Установите соответствие между текстами A–G и заголовками 1–8. Занесите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании один заголовок лишний.

 

1. Vía arriesgada

2. Truco para perder peso

3. Carretera cortada

4. Postre para los gigantes

5. Impuntualidad premiada

6. Celular, el mejor amigo

7. Paseos impresionantes

8. Gestos que no mienten

 

A. Todos los años miles de turistas visitan uno de los lugares más planos de nuestro planeta: El Salar de Uyani, el desierto de sal más grande del mundo. Durante la temporada de lluvias el Salar se cubre de una fina capa de agua, convirtiéndose en un gigantesco espejo donde se reflejan las nubes, el cielo y las estrellas. Parece muy natural que una infinidad de turistas recorra el desierto en búsqueda de sus mejores fotos, caminando “por las nubes”.

B. La compañía Hennig-Olsen fabricó el cono de helado más grande del mundo, el cual mide más de tres metros y pesa casi una tonelada. Para eso se utilizaron 1.080 litros de helado, 60 litros de chocolate, 40 litros de mermelada de fresa y 75 kilos de barquillo. El helado tuvo que ser trasladado por un helicóptero de la fábrica de helados donde se hizo al evento en Kristiansand, en el sur de Noruega, donde un juez de Récord Guinnes fue el encargado de verificar el intento.

C. El gobernador boliviano regaló despertadores a unos 40 funcionarios públicos que llegaron retrasados al trabajo, como una inusual forma de llamarles la atención. Señaló con ironía estar molesto por el constante atraso de los funcionarios de la gobernación y confirmó que cada empleado recibió una advertencia por escrito y un reloj despertador. En caso de incumplir el horario límite, la oficina pública puede emitir el descuento económico o una multa.

D. Un gigantesco “minión” fue colocado en una autopista de Irlanda para promocionar una feria, pero debido a los fuertes vientos, se soltó y estuvo a punto de provocar un terrible accidente. Afortunadamente, la caída no dejó heridos, pero un auto sufrió daños al quedar atrapado debajo de la figura de trece metros de altura. El diario The Irish Times informó que el tránsito quedó interrumpido y minutos después, los automovilistas decidieron desinflar al muñeco con navajas.

E. Para los que quieren sorprender a sus invitados con una taza de café y ofrecerles un poco de azúcar, esta tétrica cuchara es la opción perfecta. Esta cuchara para café es un buen accesorio para los amantes de lo gótico, y por qué no, también para los que necesitan recordar que deben poner un poco menos de azúcar en sus bebidas. La cuchara “mágica” ayuda también a los que quieren adelgazar sin guardar régimen duro.

F. Este camino es muy estrecho y queda a lo alto de una montaña a casi 3000 metros de altura. Se denomina la carretera de la muerte y une la ciudad de La Paz con la de Los Yungas. Estamos hablando de la la carretera más peligrosa del mundo y está en Bolivia. En esta carretera mueren casi 1000 personas al año, es extremadamente sinuosa y la lluvia y la niebla en esa zona complican aun más las cosas. Lamentablemente, no hay otra vía de comunicación entre las dos ciudades.

G. ¿Quién alguna vez no se cruzó de brazos cuando estaba enojado? Resulta curioso, pero el cruzarse de brazos, lo utilizamos inconscientemente cuando estamos enojados o para adoptar una posición de descanso. Mostramos una clara sensación de enojo que muchas veces puede ofender al otro al mostrar inconformidad. Según el lenguaje corporal tal actitud significa que lo que dices es cierto o verdadero y que no piensas cambiar de opinión.

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

La novia del Cuerno de Oro

 

El perro lazarillo o perro-guía es un compañero insustituible para algunas personas. Seguramente te habrás cruzado con algún invidente guiado por un perro. Normalmente A______________ su amo. Fíjate en el trabajo y la prudencia del animal. Sin duda alguna, se puede confiar en él. Si su amo le dice: “derecha”, el perro va en efecto en esta dirección. Pero ¡cuidado!, hay que cruzar una calle. El animal busca B_________________ cercano. Se detiene en el bordillo de la acera y no se adentra en la calzada hasta que el tráfico se interrumpe. Antes de subir a la acera opuesta, el perro se para. Con las patas colocadas encima del bordillo, C________________ la dirección a seguir.

Más adelante, esquiva con habilidad unas obras. Y para indicar que se acerca un bache o un montículo, aminora el paso. De esta forma, su amo no se lleva nunca sorpresas desagradables.

¿Hay que subir una escalera? ¡Nada de vacilaciones! Solo una parada frente al primer peldaño, D_____________________ el último. Guiada por su amigo, esta persona puede llevar una vida autónoma. Con su perro se dirige al trabajo, toma el autobús, el tren o el metro, hace sus compras, visita a sus amigos y se pasea por todas partes.

Un perro bien adiestrado puede memorizar E_____________________ asociarlos a órdenes. Basta con decirle, por ejemplo, “nos vamos a la oficina” para que enseguida se ponga en camino.

Pero, además de los grandes servicios que el perro presta al invidente, su presencia F__________________ gran consuelo. Para muchos, hablarle y acariciarlo significa recuperar la “luz” de una verdadera amistad.

 

1) espera a que su amo le indique

2) perfectamente una veintena de recorridos y

3) es recompensado por su amo

4) entonces el paso señalado más

5) es también por sí sola un

6) y una disminución de la marcha en

7) es el perro el que sigue a

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

La cantidad de deseos que podía pedir la niña …

 

1) era siempre la misma.

2) equivalía a sus años.

3) dependía de la ocasión.

4) la decidía su madre.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

13.

La frase “yo le hacía caso” en el segundo párrafo del texto significa que la hija …

 

1) tomaba en serio las palabras de su madre.

2) imitaba gestos de su madre.

3) no le creía a su madre.

4) hacía muchas preguntas.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

14.

Cuando uno de los deseos de la niña no se cumplió, ella creyó que …

 

1) era un deseo absurdo.

2) su madre le había mentido.

3) sus deseos no se cumplirían nunca.

4) tenía que ser paciente y esperar.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

15.

La niña no preguntaba a su madre sobre sus deseos porque …

 

1) los consideraba algo muy personal.

2) ésta nunca se los ocultaba a su hija.

3) sabía adivinar cuando se cumplían.

4) le interesaban más sus propios deseos.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

16.

¿Cuántos sueños de la madre se hicieron realidad?

 

1) No lo recordaba exactamente.

2) Afirmaba que todos excepto uno.

3) Reconoció que ninguno de ellos.

4) Insistía que la mayoría de ellos.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

17.

¿Qué cosas aportan felicidad a nuestras vidas, según la madre?

 

1) Nuestros sueños y deseos que se han cumplido.

2) La ilusión y la fe que sentimos al pedir deseos.

3) La posibilidad de prosperar y enriquecernos.

4) Los cumpleaños que celebramos en nuestra infancia.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

18.

Al hacerse mayor, la protagonista del texto …

 

1) sigue pidiendo deseos como le había enseñado su madre.

2) cree que ahora sólo importan los deseos de sus hijos.

3) ya no pide deseos considerándolo cosa inútil.

4) se siente feliz sin necesidad de pedir deseos.


“Pide un deseo”

 

Cuando era pequeña, mi madre me decía con frecuencia “Pide un deseo”. Si pasábamos debajo de un puente por el cual pasaba un tren, me pedía que cerrara los ojos y pidiera un deseo. Tres deseos a la hora de soplar las velitas cada cumpleaños. Uno, si veía una estrella fugaz, varios si encontraba un diente de león para soplar y hacer volar mis deseos por el aire.

Cuando ella cumplía años, me gustaba verla frente a las velitas: cerraba sus ojos y, luego de un rato de mucha concentración, soplaba las velas y sonreía como convencida de que los deseos que había pedido, se convertirían en realidad. Yo le hacía caso y no perdía ocasión de pedir mis deseos y, en la inocencia de mi niñez, creía que todos se cumplirían. Sin embargo, no todos se hacían realidad.

Recuerdo cuando pedí que mi muñeca pudiera hablar conmigo. Eso jamás ocurrió. No me desilusioné, pensé que, tal vez, a mi muñeca le costaba aprender a hablar, tal como a mí me costaba atarme los cordones solita y esperé con paciencia que ese deseo se cumpliera.

Siempre me pregunté por qué para mi madre era tan importante que pidiera deseos y pensaba que, si ella me lo pedía, habría una buena razón. Yo lo hacía y ya. No sabía tampoco si se cumplían sus deseos o no, pero no me atrevía a preguntarla porque, aun siendo niña, sentía que los deseos eran algo íntimo, propio y se debían guardar para uno.

El tiempo pasó y, siendo ya una jovencita con muchos deseos pedidos, me daba cuenta de que no bastaba con cerrar los ojos o soplar fuerte. ¿Qué había que hacer, entonces, para que los deseos se cumplieran? ¿Habría aprendido mal a pedirlos y por eso a veces no tenía suerte? Y, a pesar de que seguía pensando que los deseos eran algo íntimo, le pregunté a mi madre cuál era su secreto para que todos sus deseos se cumplieran.

Para mi sorpresa me contestó: “¿Y quién te ha dicho que todos mis deseos se han cumplido?”, sonrió. Le expliqué que desde niña había visto la sonrisa en su rostro al pedir deseos, con insistencia y entusiasmo. Que siempre me había parecido que si tanto me pedía que lo hiciera, era porque sabía que tendría la suerte de ver mis deseos cumplidos.

Mi madre me miraba y seguía sonriendo. Desorientada, insistí: “¿Se cumplieron o no?” “No todos”, respondió. “¿La mayoría?”, volví a preguntar. “No lo sé”, contestó. Esto me desconcertó. ¿Cómo no saber, no recordar si un deseo se había hecho realidad? ¿Por qué tanta insistencia si muchos no se cumplían, si incluso alguno ni siquiera lo recordaba? Y entonces mi madre me dijo algo que jamás olvidaría.

“El simple hecho de pedir un deseo es ya en sí un acto mágico. Ese instante cuando soplamos una vela u observamos una estrella fugaz, es maravilloso. Lo más bello de pedir un deseo es la ilusión que sentimos al hacerlo, porque lo pedimos con fe, convencidos de que se hará realidad, y eso nos hace felices.” “Sabes por qué? -prosiguió-. La felicidad se mide en momentos pequeños y simples. Desear, soñar, ilusionarnos enriquece nuestra vida, la hace más bella. Alguien ha dicho: “Si sueñas con alcanzar las estrellas, cuando menos obtendrás la luna”. Lo más importante es el mágico e inmenso hecho de soñar y de desear …”

Jamás olvidé esas palabras, fue una de las enseñanzas más bellas que me dejó mi madre, por eso nunca pierdo ocasión de pedir un deseo. Sea una estrella fugaz, un diente de león o un tren pasando por un puente, aprovecho ese momento simple y pequeño para ilusionarme, y esta ilusión me acerca a la felicidad y sé que así estoy cumpliendo un deseo de mi madre.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово BUSCAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

MI PRIMER VIAJE A ESPAÑA

Cuando yo tenía 15 años lo que más quería era viajar a España. Ya España porque venía cinco años estudiando el español. Una mañana mi tío dijo que _______________________ a alguien quien pudiera ayudarlo en España.

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PENSAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

MI PRIMER VIAJE A ESPAÑA

Yo rogué a Dios: "Quiero mucho que mi tío ___________________ en mí. Estoy segura de que podré ayudarle".

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово TRAER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

MI PRIMER VIAJE A ESPAÑA

Y en realidad fuimos juntos y pasamos diez semanas en España. Cuando regresamos ______________ muchos regalos para nuestras familias y muchos cuentos sobre España para nuestros amigos.

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово BUENO так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

MI PRIMER VIAJE A ESPAÑA

Hasta hoy día recuerdo este viaje como uno de los _________________________ de mi vida.

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PRACTICAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA ESGRIMA

¿Hay algún deporte olímpico que sea de procedencia española?

Sí. La esgrima. Nació como tal deporte en España en el último tercio del siglo XIX a raíz de la prohibición de los duelos. Muchas personas optaron por seguir _________________ esta actividad como entretenimiento y ya sin peligro pues los participantes estaban obligados a llevar protectores.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово SER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA ESGRIMA

El Barón de Coubertín sugirió que la esgrima __________________ incluida en el programa de la primera Olimpiada moderna que se celebró en 1896.

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ELLA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA ESGRIMA

_____________________ incluyeron y sigue en el programa olímpico hasta hoy día.

26.

Образуйте от слова EXCEPCIÓN однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

UN REY SANTO Y UN REY SABIO

 

En la cripta real de la catedral de Sevilla se encuentran las tumbas de dos reyes castellanos, padre e hijo, que tuvieron un papel __________________ en la historia de esta ciudad: Fernando III y Alfonso X.

27.

Образуйте от слова RESIDIR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

El rey San Fernando reconquistó la ciudad para los cristianos allá por 1248 y después fijó allí su __________________.

28.

Образуйте от слова PODER однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Su fe y devoción cristiana, unidas a su empeño __________________ por expulsar a los musulmanes de la península, le valieron la santificación.

29.

Образуйте от слова POBLAR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Su hijo, el rey Alfonso, continuó su labor y consiguió echar a la __________________ musulmana de Sevilla, Huelva y Cádiz, llegando incluso a planificar una expedición en el norte de África. Alfonso X estableció la corte real en el Alcázar de Sevilla.

30.

Образуйте от слова UNIR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Logró __________________ en su corte a astrólogos, matemáticos y expertos en ciencias y en legislación, por lo que se le conoce como el Rey Sabio.

31.

Образуйте от слова PRECIO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Bajo su dirección se recopilaron y se tradujeron los libros como “Las Siete Partidas”, las “Tablas Alfonsíes”, el “Libro del Saber de Astronomía”, “El Lapidario o libro de las piedras __________________” y las “Cantigas e loores a Nuestra Señora”.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) una vez

2) a la vez

3) cada vez

4) a veces


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) dejar

2) quitar

3) abandonar

4) quedar


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) inclusivo

2) incluso

3) exepto

4) inclusa


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) aunque

2) sin embargo

3) sino

4) hasta


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) planean

2) plagian

3) plantan

4) plantean


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) con

2) a

3) de

4) por


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) reflejar

2) relacionar

3) reflexionar

4) referir


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

39.

Ha recibido una carta de su amiga española Julia que escribe:

 

¿Piensas mucho en la ecología? ¿Como, según tú opinión, podemos salvaguardar nuestro planeta? ¿Has participado en algún evento relacionado con este tema?

A propósito, en nuestro grupo ha aparecido un chicho nuevo...

 

Escriba la carta de respuesta contestando las preguntas de Andrés.

Al final de la carta formule 3 preguntas al amigo español sobre los proyectos de investigación.

Escriba 100–140 palabras.

Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Estamos viviendo una época donde la cortesía, las buenas maneras están desapareciendo.

2. Las estadísticas europeas dicen que el sistema de aparcamientos de pago son muy eficaces y tienen numerosos beneficios. Sin embargo, hay gente que cree que estas reglas no podrían arraigarse en Rusia...

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

− exponga el problema parafraseando el enunciado;

− exponga su opinión personal y aduzca 2–3 argumentos para sostenerla;

− exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

− muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

− elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con su amigo. Has encontrado el material interesante para la presentación y quieres leer este texto a su amigo. Tienes 1,5 minutos para leer el texto en voz baja, luego estarás listo para leerlo en voz alta. No tendrás más de 1,5 minutos para leerlo.

 

¿Cuántas fosas nasales tienen? Cuatro. Dos se puede ver, dos no se puede. Este descubrimiento se produjo a partir de la observación de cómo respiran los peces. Los Pescados obtienen su oxígeno del agua. La mayoría de ellos tienen dos pares de narices, una mirando hacia el frente fijados para dejar entrar el agua y un par de «tubos de escape» para dejar que se fuera de nuevo. La pregunta es, si los humanos evolucionaron de peces, donde está el otro par de fosas nasales. La respuesta es que emigraron de vuelta dentro de la cabeza para convertirse internas. Para hacer esto, de alguna manera tenían que trabajar su camino de regreso a través de los dientes.

Brechas similares entre los dientes también pueden ser vistos en una etapa temprana del nacimiento humano. Cuando no pueden unirse, el resultado es un paladar hendido. Así que un antiguo pez presenta dos misterios humanos antiguos. La investigación más reciente sobre las narices, por cierto, muestra que utilizamos cada uno de nuestros dos orificios nasales externos para detectar olores diferentes.

42.

Observa el anuncio.

 

 

¡Haz que tu vida sea más sencilla con nuestro nuevo procesador de alimentos!

 

Has decidido comprar el robot de cocina y quieres recibir más información para aclarar unas cosas. Dentro de un minuto y medio tienes que hacer cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) precio

2) compra en línea

3) número de funciones

4) plazo de garantía

5) libro de recetas incluido

 

Tienes veinte segundos para formular cada pregunta.

43.

Imagina que mientras viajabas durante tus vacaciones tomaste algunas fotos. Elija una foto para presentarla a tu amigo.

 

 

Tendrás que empezar a hablar en 1,5 minutos y hablar unos 2 minutos (12-15 oraciones). En su charla recuerde hablar sobre:

 

• cuando te tomaste la foto

• qué / quién está en la foto

• que está sucediendo

• ¿Por qué te tomaste la foto

• por qué decidiste mostrar la imagen a tu amigo

 

Tienes que hablar continuamente, empezando con: "He elegido la foto número ...".

44.

Estudia las dos fotografías. En 1,5 minutos estará listo para comparar y contrastar las fotografías:

 

• da una breve descripción de las fotos (acción, lugar)

• dice lo que las fotos tienen en común

• dice de qué manera las imágenes son diferentes

• di que tipo de ayuda presentado en las fotos prefieres

• explica por qué

 

Tienes que hablar sólo no más de 2 minutos (12-15 oraciones). Tienes que hablar continuamente.