№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 30701

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды. Занесите свои ответы в таблицу.

 

 

1. En mi viaje por el sur de Chile visité la región de los lagos.

2. Durante mi viaje viví una aventura peligrosa.

3. Me encanta visitar los lugares relacionados con nuestra cultura e historia.

4. Nuestro continente posee una naturaleza increíble.

5. No planifiqué el itinerario de mi viaje por Latinoamérica.

6. Es una lástima que no hayamos podido conocer más de cerca los atractivos de esta ciudad.

7. Vuelvo a visitar esta región con una gran riqueza natural.

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A) Teresa quiere aprender el idioma árabe por motivos de trabajo.

B) Hace dos años Teresa aprendió un poco de árabe en un centro de idiomas.

C) El curso para intermedios resulta más caro que el para principiantes.

D) Teresa tendrá clases de árabe cuatro días seguidos a la semana.

E) Teresa nunca ha tenido clase con un profesor nativo.

F) Teresa tiene que pagar las clases el martes que viene.

G) Se puede pagar el curso de árabe haciendo una trasferencia bancada.

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

3.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

En el reportaje se dice que Ángel Martínez …

 

1) es el primer español que se dedica a organizar flashmobs.

2) creó una escuela coreográfica para los aficionados al flashmob.

3) pretende promover la actividad física mediante flashmobs.

4.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Ángel Martínez afirma que para organizar un flashmob hace falta …

 

1) realizar algunos trámites y recibir permiso de las autoridades.

2) alquilar un local e invitar al menos una docena de personas.

3) contactar con los medios de comunicación.

5.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

En el reportaje se señala que Eva Mancera Rueda …

 

1) asiste a todos los flashmobs.

2) es aficionada al flashmob desde 2003.

3) ha participado en 14 flashmobs.

6.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Eva declara que los flashmobs le permiten …

 

1) mostrar su personalidad.

2) pasar un buen rato con sus amigos.

3) vivir un momento especial.

7.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

En el reportaje se dice que la guerra de almohadas …

 

1) resultó bastante peligrosa para mujeres embarazadas.

2) tuvo lugar en una de las plazas madrileñas.

3) fue organizada por una tienda de ropa de cama y hogar.

8.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Para participar en la guerra de almohadas uno debía …

 

1) rellenar un formulario y mandarlo por e-mail.

2) llevar una almohada de forma disimulada.

3) estar a las 21:21 h. en la plaza de Cibeles.

9.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

El presentador no descarta la posibilidad de que el objetivo de los flashmobs sea …

 

1) dejar a la gente protagonizar un evento divertido.

2) convertirse en una forma de protesta social.

3) promover algunos portales web y redes sociales.

10.

Установите соответствие между заголовками 1–8 и текстами A–G. Запишите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании есть один лишний заголовок.

 

1. Nuevos clientes

2. Exito del dulce

3. Invento para tus sueños

4. ¡Imagínate una gitana!

5. Productos inútiles

6. Negocio más responsable

7. Recuperación del mercado

8. Comprar más a gusto

 

A. La locura por crear un aparato que consiga estar en todas las casas (o en todos los bolsillos), lleva a las compañías de electrónica a diseñar y desarrollar máquinas que fallan en cuanto se ponen a la venta, o ni ven la luz. Sus funciones no tienen ni pies ni cabeza, su diseño es horripilante, y hacen que los productos de la competencia sean mejores y se replete el mercado. Aparecen así los mayores fracasos de la tecnología de consumo.

 

B. Una cadena hotelera de Sevilla ofrece a sus dientas la posibilidad de disponer de un traje de gitana gratis durante su estancia en la ciudad, así como de recibir clases de sevillanas, una iniciativa exitosa entre las turistas nacionales y extranjeras. Tras ser maquilladas y con todos los complementos colocados por mujeres de Sevilla, las dientas reciben las nociones básicas del baile, a lo que también se apuntan numerosos hombres.

 

C. El caramelo "Chups" fue ideado por el industrial catalán Enric Bernat Fontlladosa. En 1957 tuvo la idea de hacer un caramelo que se pudiera agarrar con un palo. La inspiración le vino de dos hechos: los mayores consumidores de caramelos eran los niños y éstos acostumbran a sacarse el dulce de la boca con la mano. Nacía así un producto anunciado con el lema "Chupa Chups" que finalmente la gente asumió como el nombre del dulce.

 

D. La Semana Internacional de la Moda de Madrid muestra una actividad comercial que se ha beneficiado por la recuperación en el consumo de textil. Han acudido 1.039 firmas, cuya actividad económica es animada por "el clima de optimismo" que existe en el sector. Pese a la crisis los consumidores "son más fieles a las marcas que nunca", y es necesario que los productos se identifiquen en el mercado extranjero con España, el país de procedencia.

 

E. David es un ejemplo de una nueva raza de emprendedores que empiezan a nacer en España: los emprendedores sociales. Su objetivo no es hacerse rico, ni dominar el mundo. Es ayudar a los más necesitados. La organización mundial Ashoka, impulsora de empresas sociales, popularizó el término a mediados de los ochenta, aunque solo en los últimos años ha adquirido reconocimiento global.

 

F. Las tiendas de barrio realizan más de un tercio de las ventas habituales de alimentación y limpieza que requiere la población de España. Cada vez se tiende más a realizar la compra en un día determinado de la semana. La compra con entrega a domicilio va ganando adeptos, de forma particular entre los más jóvenes. Por el contrario, las personas de mayor edad prefieren "ver y tocar" lo que compran.

 

G. Dormir para muchos significa descansar y relajarse. Pero, para muchos otros, es más que eso. Implica un verdadero negocio, basado en la innovación. El inventor, John Huff, de 61 años, siempre estuvo interesado en la medicina y pasó mucho tiempo leyendo estudios de la circulación y la tonificación muscular. Por ello, se le ocurrió una forma de combinar beneficios sin tener la molestia: una cama que flote en el aire.

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

Actividades para estudiar los árboles en una clase de ciencias

 

No es posible comprender la importancia de las actividades para estudiar los árboles si no se despierta la curiosidad de los niños por A____________________.

El propósito debe ser investigar para desarrollar conocimiento y comprensión, recoger datos, analizar las observaciones, agudizar la percepción e incorporar tareas grupales útiles a la escuela.

Las primeras actividades para estudiar los árboles consistirán en la observación de ejemplares zonales. Se empezará por catalogar los árboles del patio de la escuela o aquellos más cercanos. Los chicos anotarán características, recogerán hojas para estudiar y plantearán problemas. El maestro debe hacerles preguntas motivadoras B_______________________ de los estudiantes.

El docente introducirá conocimientos teóricos, C______________________ utilizando los términos adecuados. De acuerdo a lo revelado, se propondrá buscar en una enciclopedia detalles de especies avistadas y averiguar en qué otras zonas se desarrollan. Se interiorizarán las necesidades de agua y cuidados que tienen que suministrárseles para poder crecer.

Convendrá que se D_______________________ y que cada uno se centre en la investigación de una especie. El docente debe estar atento a conectar E_______________________, si vienen con inquietudes sobre árboles que tienen en sus casas, proponerles investigar sobre ellos. De acuerdo a la época del año se deducirá el cambio de color de hojas y si se caen o permanecen en sus ramas, es decir, los ciclos de vida.

Resulta importante que la diversidad y unidad de la vida en los árboles la F_______________________ donde el hombre interactúa, respeta o agrede. Con conocimientos adquiridos en la práctica los chicos incrementarán su aprecio a los árboles y asumirán posiciones críticas frente a destrucciones indiscriminadas.

 

1. el proyecto de los niños

2. formen grupos

3. para favorecer la lluvia de ideas

4. relacionen con la dinámica de la naturaleza

5. una maqueta colectiva en la que todos aporten

6. para que empiecen a llamar a las cosas

7. el objeto de trabajo

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

¿Qué se sabía en el barrio sobre el hombre de El Maño?

 

1) Nada, porque era un científico bastante reservado e impresentable.

2) Solo lo que decía a la poca gente con que hablaba.

3) Algunas cosas eran conocidas entre la gente, pero no muchas.

4) Se sabía bastante porque le gustaba frecuentar los bares.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

13.

¿Por qué los chavales han empezado a llamarlo El Ruso?

 

1) Era un visitante asiduo de los bares.

2) Tenía un aspecto penoso y a la vez misterioso.

3) Era pobre como los mendigos rusos que se había visto por allí.

4) Tenía aire aristocrático y parecía un noble ruso en miseria.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

14.

¿Qué vida le imaginaban los chicos al Ruso?

 

1) De un típico espía y agente secreto.

2) De un pobre mendigo que había tenido que marcharse de su país.

3) De una aventurero rico aficionado a las emociones fuertes.

4) De un criminal que había huido de la cárcel.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

15.

¿Cómo pasaba El Ruso sus días en el barrio?

 

1) Deambulaba por las calles y parques sin motivo alguno.

2) Andaba por la manzana mirando muy atentamente todo lo que había a su alrededor.

3) Recorría el barrio y se emborrachaba por ahí.

4) Frecuentaba la tienda de whisky.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

16.

¿Qué les fascinaba a los chavales en el Ruso?

 

1) Sus constantes aventuras y hazañas.

2) Su misterio y la supuesta vida que llevaba.

3) Sus viajes a distintos países de Europa.

4) Sus relatos sobre los acontecimientos pasados.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

17.

¿Podrían llegar a ser como El Ruso, según los chicos?

 

1) Sí, solamente les hacía falta un poco de coraje.

2) No, porque su estilo de vida se lo impedía.

3) No, porque se lo impedían sus madres.

4) Sí, sólo tenían que seguir al Ruso e imitarlo.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

18.

¿Quién resultó ser el misterioso Ruso?

 

1) Un enfermo mental.

2) Un estafador.

3) Un drogadicto.

4) Un pobre alcohólico.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово CONSTITUIRSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

AUTONOMÍAS

Uno de los problemas más graves del Estado español ha sido conjugar la tendencia unificadora con el respeto de la diversidad.

Las Comunidades Autónomas ____________________.

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PREVER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

AUTONOMÍAS

de acuerdo con lo que se _________________ en la Constitución de 1978.

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово BASARSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

AUTONOMÍAS

Al mismo tiempo la Constitución proclamó el principio de la unidad indisoluble del Estado español que ______________ en la soberanía del pueblo español en su totalidad.

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ASUMIR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

AUTONOMÍAS

"La Constitución permite a cada Comunidad que ________________ las competencias que considere necesarias"..

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово AFICIONARSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL VUELO EN VERTICAL

El vuelo en vertical es una antigua idea que ha preocupado a muchos. También preocupó a Juan de La Cierva y Codorniú, quien ya desde jovencito, cuando estudiaba el bachillerato, ____________________ a la aeronáutica.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово LLEGAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL VUELO EN VERTICAL

Construyó, junto con su amigo, pequeños modelos que __________________ a volar hasta cien metros.

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово SER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL VUELO EN VERTICAL

Más tarde fundó una compañía con un antiguo compañero de estudios. Al cabo de 16 años logró hacer volar un biplano con piloto y pasajero incluido. En 1920 consiguió la primera patente de su primer modelo, y decidió que ___________________ ampliado y mejorado en el futuro.

26.

Образуйте от слова ENSEÑAR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Las aulas del siglo 21

 

La sociedad está en un continuo proceso de transformación, y los cambios que vive también se reflejan en la_________________.

27.

Образуйте от слова RELATIVO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Antes los alumnos se dirigían a sus profesores de “usted”, mientras que hoy en día les tutean o les llaman por el nombre. Este tratamiento cambia su ___________:

28.

Образуйте от слова ANTIGÜEDAD однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

si __________________ la persona del profesor desprendía autoridad por el solo hecho de serlo, hoy en día no es así.

29.

Образуйте от слова PERMISO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

La educación paterna también se transformó en las últimas décadas. La educación autoritaria dio paso a la educación__________________.

30.

Образуйте от слова LÍMITE однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Influye el hecho de que en algunos casos ambos padres trabajen fuera de casa. El tiempo disponible para pasar con el hijo resulta_____________. La presencia de la tele, del ordenador y de las consolas de videojuegos hace que la conversación entre padre e hijo se reduzca.

31.

Образуйте от слова VISTO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Mientras tanto, cuanto más tiempo los niños pasan delante de la tele, peores resultados sacan en capacidad de concentración. La causa está en que ________________ la tele en abundancia frena el desarrollo del cerebro joven.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) pesadillas

2) taquillas

3) maravillas

4) cosquillas


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) nueva

2) moderna

3) renovada

4) innovada


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) quitaba

2) tomaba

3) mataba

4) daba


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) donar

2) entregar

3) regalar

4) dar


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) A pesar

2) A favor

3) A juzgar

4) A partir


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) al

2) con

3) por

4) de


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) regalo

2) herencia

3) legado

4) donación


RESUCITANDO A LOS FARAONES

A finales del siglo XIX Egipto era un crisol multinacional donde confluían desde cualquier rincón de Europa amantes de las antigüedades. La arqueología era aún una ciencia en pañales pero, desde que Napoleón descubrió para Europa las 32 ______ de la civilización faraónica, el estudio científico del pasado había dado pasos decisivos hacia delante.

De entre todos los pioneros de la egiptología, brilló con luz propia la figura de Flinders Petrie, uno de los padres de la arqueología 33 ______. Petrie fue un niño enfermizo, que 34 ______ el tiempo devorando los volúmenes de la biblioteca de su padre. Viajó a Egipto por primera vez en 1880, haciendo sus primeros trabajos de campo en Giza y Saggara. Pero Petrie quería más independencia, mayor libertad de movimientos para 35 ______ un nuevo enfoque al estudio de las antigüedades. Logró esbozar los principios de la arqueología mediante exhaustivos estudios tipológicos de cultura material y un desarrollo decisivo de la geología.

36 ______ de sus ejemplares trabajos de campo, la civilización faraónica se convirtió en un objeto de estudio rigurosamente científico. Pasó media vida 37 ______ pie de excavación recorriendo el país del Nilo de norte a sur y arrojando nueva luz sobre la cultura egipcia con hallazgos cruciales para la historia de la egiptología. Fruto de este grandísimo trabajo constituye el 38 ______ de Petrie, quien abandonó Egipto sólo en 1933.

39.

Ha recibido una carta de su amigo español Manolo que escribe:

 

… He leído el blog de un viajero español. Escribe que le ha impresionado mucho el metro de Moscú, que muchas estaciones son preciosísimas. ¿Por qué compara el metro moscovita con un palacio subterráneo? ¿Qué estación de metro es tu preferida? ¿Qué otros tipos de transporte público prefieres utilizar para moverte por la ciudad?

Ayer fui al concierto de David Bisbal. ¡Adoro sus canciones! …

 

Escriba la carta de respuesta contestando las preguntas de Ramón.

Al final de la carta formule 3 preguntas al amigo español acerca de su informe.

Escriba 100–140 palabras.

Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Es posible alcanzar el éxito profesional sólo en las grandes ciudades.

2. Estudiar en línea es mejor que el aprendizaje presencial.

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

− exponga el problema parafraseando el enunciado;

− exponga su opinión personal y aduzca 2–3 argumentos para sostenerla;

− exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

− muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

− elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con tu amigo. Has encontrado un material interesante para la exposición y quieres leer el texto a tu amigo. Tienes un minuto y medio para leer el texto en voz baja, luego prepárate para leerlo en voz alta. Tienes un minuto y medio para leer el texto.

 

Con Albéniz, España se reincorpora, aunque tardíamente, a la vida musical europea. Albéniz llegó a ocupar un puesto de privilegio en la Europa de aquella época. Celebrado como gran pianista, unía su labor como compositor de marcado sabor y gracia española a una personalidad desbordante de humanísima simpatía, todo lo cual contribuyó a su éxito.

Isaac Albéniz nace en Camprodón, el 29 de mayo de 1860. Fue un auténtico niño prodigio que ya desde los cinco años daba conciertos. A los seis años fue alumno en París. A los nueve huye de su casa e inicia correrías que empiezan en El Escorial y terminan en una divertida excursión por toda América. Regresa en 1875, cuando tiene quince años. Más tarde perfecciona sus estudios en Bruselas, graduándose con el primer premio de piano. Obtiene éxitos sonados como concertista y compositor de pintorescas y pequeñas piezas. Residiendo en París ahonda en la composición y escribe sus mejores obras. Muere en Francia, el 18 de mayo de 1909.

42.

Estudia el anuncio:

 

 

Estás pensando en visitar un bar de sushi y ahora desea obtener más información. En 1,5 minutos hace cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) Las horas de trabajo

2) Platos especiales

3) Si tienen Wi-Fi

4) Ubicación del restaurante

5) Descuentos

 

Tienes 20 segundos para cada pregunta.

43.

Imagina que mientras viajabas durante tus vacaciones tomaste algunas fotos. Elija una foto para presentarla a tu amigo.

 

 

Tendrás que empezar a hablar en 1,5 minutos y hablar unos 2 minutos (12-15 oraciones). En su charla recuerde hablar sobre:

 

• cuando te tomaste la foto

• qué / quién está en la foto

• que está sucediendo

• ¿Por qué te tomaste la foto

• por qué decidiste mostrar la imagen a tu amigo

 

Tienes que hablar continuamente, empezando con: "He elegido la foto número ...".

44.

Observa las dos fotografías. Dentro de un minuto y medio tienes que comparar y contrastarlas:

 

• describe las fotos brevemente (acción, lugar)

• di qué tienen en común las dos fotos

• di en qué se diferencian

• comenta qué acción prefieres más

• Y explica por qué

 

Tienes dos minutos para la respuesta (12–15 frases). Debes hablar de forma continua.