№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 30710

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды. Занесите свои ответы в таблицу.

 

 

1. Sin duda, la publicación electrónica tiene sus ventajas.

2. Para mí, lo principal son la cultura y el intercambio de ideas.

3. Tenemos que honrar al trabajador agrario.

4. Me encanta todo lo que se ofrece al lector.

5. Creo que nuestro equipo trabaja con profesionalismo y dedicación.

6. Siempre he intentado aportar mi granito de arena.

7. Esta publicación nos ayuda a crecer a nivel profesional.

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A) Cuando los amigos se encontraron, Elisa salía de casa.

B) Enrique llegó a tiempo a la primera parte del examen.

C) Después de escribir el examen Enrique dió un paseo.

D) A Enrique le robaron su mochila en la tienda.

E) La profesora no le dejó a Enrique hacer el examen sin documentos.

F) La cajera vio y guardó la mochila de Enrique.

G) Enrique no está seguro de que haya aprobado el examen.

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

 

1) Verdadero

2) Falso

3) No se menciona

3.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Francisco Gorjón explica que los ninis son jóvenes que …

 

1) han sido despedidos por los recortes del gobierno.

2) no cursan estudios ni tienen empleo.

3) no logran montar su propio negocio.

4.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Francisco Gorjón opina que la actitud nini la fomentan …

 

1) las historias de éxito sin sacrificios.

2) los nuevos valores familiares y escolares.

3) las supersticiones de la cultura española.

5.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La presentadora comenta que a menudo los jóvenes …

 

1) fracasan en sus actividades profesionales.

2) ignoran los consejos de la gente mayor.

3) tienen miedo a tomar una decisión incorrecta.

6.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Javier reconoce que hace varios años él …

 

1) solicitó la tarjeta de demanda de empleo.

2) perdió su puesto de administrador de ventas.

3) se graduó de la universidad de Cádiz.

7.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La presentadora nos informa de que la situación laboral en Cádiz …

 

1) le ha quitado a Javier las ganas de buscar trabajo.

2) ha provocado la aparición de la generación nini.

3) ha mejorado notablemente en los últimos meses.

8.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Beatriz, la madre de Javier, asegura que en otras circunstancias su hijo …

 

1) se casaría con su novia.

2) se iría de Cádiz.

3) no sería tan vago.

9.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La presentadora dice que las generaciones anteriores …

 

1) se rindieron ante una situación similar.

2) afrontaron momentos todavía más duros.

3) tuvieron más suerte que los jóvenes de hoy.

10.

Установите соответствие между заголовками 1–8 и текстами A–G. Запишите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании есть один лишний заголовок.

 

1. Nuevas tecnologías y la música

2. Éxito permanente

3. Los reyes del rock

4. Fruto de colaboración

5. En busca de la perfección

6. Maestría individual y colectiva

7. La dedicación contagia

8. Lo vivido puesto en las notas

 

 

A. Los músicos del rock de los sesenta todavía se niegan a convertirse en una sombra del pasado e intentan ofrecer algo nuevo al público. Es el caso de los míticos Deep Purple, que reaparecen con un único concierto en España y un disco de composiciones nuevas. Sin embargo, su participación en el festival “Músicos en la Naturaleza” junto con los músicos españoles es un buen pretexto para hablar sobre el futuro de la música.

 

B. Mientras que los músicos encuentren una manera y un lugar para dar conciertos, sobrevivirán, porque a la gente le gusta escapar de sus oficinas y de sus ordenadores y escuchar algo distinto en directo. Pero internet está cambiándolo todo. Consiguió que un disco a nadie le dé beneficios. La gente sale a entretenerse, pero puede hacerlo en la televisión o en YouTube. En el concierto se crea una atmósfera muy especial y una relación muy íntima entre el músico y sus oyentes.

 

C. Para preparar el nuevo disco intentaron mantener al grupo unido durante mucho tiempo, hicieron todo de forma conjunta. Se animaron a traer al estudio ideas y no canciones completas, discutiendo todo. Les costó trabajo, antes de meterse a grabar llegaron cada día con un número de ideas para poder mostrárselas y nunca tuvieron el tiempo suficiente. Los efectos sobre los órganos, ataques de la guitarra, hacen de esto un tratamiento definitivo del disco y su álbum más impresionante.

 

D. En cuanto a la inspiración, estos músicos escriben canciones sobre sus experiencias. Hay verdad en todo lo que hacen. Presentan apuntes sobre el mundo, y han conocido mucho, a lo largo de sus más de 40 años de vida, el grupo ha recorrido múltiples caminos en su trayecto, esto resulta muy interesante para un guitarrista. Son clásicos, pues forman parte fundamental de la historia del rock. Pero hay que recordar que al mismo tiempo tocan para gente jovencísima.

 

E. La improvisación es la única cosa que permite no tener un show perfecto sino continuar buscándolo, intentar tocar mejor. Basándose en algo que ya está escrito, se puede desafiarse a hacerlo al cien por cien. En cambio, en las secciones de improvisación uno se mantiene mucho más instintivo frente al instrumento, eso permite estar alejado del riesgo de salir a tocar para figurar o posar. Intentan hacer la improvisación de manera que funcione en la mayor parte de los solos.

 

F. Hay quien dice que merece la pena asistir a un concierto de rock tanto por la banda como por sus solos de guitarra. Como si fueran dos espectáculos diferentes. La verdad es que liderar la banda y tener una sección individual es muy bueno para un músico, pero no es el poder principal en rock. Lo es trabajar con otra gente, hacer que funcione el grupo. Es como si tuviera un control remoto y pudiera pulsarlo con determinadas canciones para que el lugar entero comience a bailar.

 

G. Los famosos músicos inspiran a millones de adolescentes para agarrar la guitarra por primera vez. Muchos de ellos tienden a pensar que la guitarra es una forma sencilla de abrirse camino en la vida, pero eso no es verdad. Al elegir la guitarra, hay que dedicarle todo su momento libre y ser muy firme en la decisión, pero al mismo tiempo seguir tocando sin estrés, vivirlo y disfrutarlo como el que aprende otro idioma, en este caso el de la música.

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

Académico al frente del Instituto Cervantes

 

Tras la negativa del escritor peruano Mario Vargas Llosa para dirigir el Instituto Cervantes, el filólogo español Víctor García de la Concha fue nombrado nuevo director el pasado mes de febrero. El asturiano ha estado al frente de la Real Academia Española durante diez años y es un experto en literatura; una A_______________________ del siglo XX.

En el discurso de toma de posesión del cargo estuvieron dos B_______________________ institución y académicos de laRAE. Ante todos los asistentes García de la Concha aseguró que “el Cervantesformará y enviará a todo el mundo misioneros C_______________________”. El nuevo director se centrará en reforzar el español en países como Estados Unidos, Brasil y China.

Víctor García de la Concha se ha dejado la salud en el esfuerzo D_______________________ con las Academias de Iberoamérica, Estados Unidos y Filipinas. A base de sabiduríafilológica, de profundo conocimiento literario, de habilidad negociadora, el académico ha amasado la acción común de todas ellas sin sectarismos ni exclusiones, al margen de cualquier posición política. En sus incontables viajes a América estableció una red de relaciones personales E_______________________. Y ahí están sus realizaciones concretas, además de la próxima edición del Diccionario tradicional: la colosal Gramática, la renovada Ortografía, el Diccionario Panhispánico de Dudas, el Diccionario de Americanismos … Al esfuerzo de García de la Conchay las Academias F_______________________ han contribuido de forma decisiva los medios de comunicación, sobre todo la televisión con sus series y sus telenovelas, intercambiables entre los países hispanohablantes.

 

1. que encabezó este organismo

2. de sus especialidades es la poesía

3. por mantener la unidad del idioma

4. que enseñarán el evangelio del español

5. por intensificar la relación

6. que facilitaron el gran éxito de su gestión

7. de los anteriores directores de esta

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

El narrador sale de su casa porque....

 

1) le molesta el ruido que produce una máquina.

2) escribe un artículo sobre los arreglos de la carretera.

3) quiere observar los trabajos que realiza una poderosa máquina.

4) necesita hablar con el maquinista.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

13.

En el texto se dice que el maquinista…

 

1) tiene ganas de hablar para poder oír su propia voz.

2) habla con un tono agradable y construye bien las frases.

3) tiene muchas ganas de fumar.

4) quiere satisfacer la curiosidad del narrador.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

14.

¿Qué problema tiene el señor Gutiérrez?

 

1) No se preocupa por los estudios de sus hijos.

2) Trabaja mucho para que su finca le dé para vivir.

3) Piensa demasiado.

4) No puede conciliar el sueño por la noche.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

15.

La frase " los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales " en el tercer párrafo quiere decir que …

 

1) los arreglos fueron previstos por los clientes.

2) los arreglos no son definitivos.

3) esta vez los arreglos son de calidad.

4) el maquinista trabaja con poca profesionalidad.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

16.

¿Por qué el señor Pilares no va a liquidar su camping?

 

1) No tiene tiempo para hacer trámites adecuados.

2) Las obligaciones no le dejarían tiempo para pensar.

3) Recibirá un buen crédito para mantener este negocio.

4) Tiene otro negocio que le da para vivir.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

17.

El señor Gutiérrez y el señor Pilares son …

 

1) vecinos a los que conoce el autor.

2) amigos del maquinista.

3) clientes del maquinista.

4) propietarios de la carretera.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

18.

El autor supone que …

 

1) al maquinista no le ha gustado su compañía.

2) el maquinista es un hombre encerrado en sus pensamientos.

3) cada uno defiende sus derechos de alguna manera.

4) el maquinista se encierra en el ruido de su máquina para no pensar.


Al pie de una máquina

 

Quiero escribir un artículo, pero el ruido es terrible. La carretera de tierra que pasa por delante de mi casa está siendo arreglada por una de esas grandes máquinas que, según convenga, excavan, remueven, allanan. Dejo mi mesa y salgo a ver cómo trabaja desde el borde de la carretera.

Cuando la poderosa máquina se me acerca digo “buenos días” y el hombre me mira como sordo. Al cabo de unos segundos mueve determinada palanca, las cadenas de la máquina se detienen y el motor calla. En el silencio se oye extrañamente clara y limpia la voz del maquinista: “Buenos días. Perdone, pero el ruido no me deja oír nada”.

Aprovecha para encender el cigarillo, y empezamos la conversación. Al hombre le gusta hablar. Sus primeros comentarios se refieren a la máquina y a su trabajo, como es lógico, respondiendo a mi curiosidad. Pero pronto las palabras van por otros caminos. Yo estoy de pie, los brazos cruzados; él, sentado allá arriba, protegido del sol, fumando, como en un trono, o sea, como en su casa. Es un hombre robusto, de cara agradablemente tallada y lenguaje bien construido. A mí cada vez me sorprende más lo bien que habla la gente del campo. No diré que todo el mundo campesino se expresa con facilidad, pero sí que puestos a decir algo, hay en el campo muchas personas que lo dicen de una manera perfecta: construcción, tono y vocabulario incluidos. Pues bien, volviendo al maquinista, más que gustarle hablar lo que ocurre es que lo necesita. Después de largos ratos trabajando solo, ensordecido por el estrépito que él mismo produce, el maquinista necesita oír su propia voz.

Me habla de distintos propietarios de la comarca, que a la vez son sus clientes. Le digo que, por lo que veo, como los arreglos de esta carretera son por segunda vez provisionales, aquí tendrá clientela para toda la vida. “Siempre hay cosas que hacer, señor. Lo peor sería tenerlo todo listo”.

Es posible que descubra en mi cara un mayor interés porque se lanza por este camino: “Le contaré el caso del señor Gutiérrez, a quien tal vez usted conoce. ¿No?, pues bien, tiene tres hijos, los tres casados, sin ningún problema, y una finca que la llevan honradamente y que le da para vivir sin quebraderos de cabeza, y este invierno me decía: 'Le voy a confesar una cosa, Pedro. No sé qué hacer. No tengo que preocuparme por los estudios de mis hijos, por su futuro. Por nada. Sólo puedo hacer algo que no me gusta: pensar. Por ello me levanto a las seis de la mañana. Y usted me dirá, ¿por qué se levanta a las seis de la mañana si ya lo tiene todo hecho? Muy sencillo. Porque es la única manera de que a las diez de la noche tenga sueño, y así consigo dormirme sin pensar demasiado. Si uno empieza a pensar estas primeras horas de la noche, está perdido'.

Y sin duda usted conoce al señor Pilares, el del camping. Es muy inteligente. Resulta que ahora le darían un crédito de no sé cuantos millones. Me decía que lo adecuado sería liquidar el camping, que siempre dará poco, y con el terreno y los millones hacer un gran negocio, pero no lo hará, porque él sabe cómo ganar dinero sin tener que trabajar, pero que todavía no ha aprendido qué hay que hacer

entonces con el tiempo. ¿Qué le parece? Que seguirá con el camping, porque obliga más. Es lo mismo, ¿se da cuenta? No pensar.” Tira el cigarillo sobre la arena. “Bueno”, dice de pronto, “y perdone la molestia”. El motor ensordece de nuevo, yo reacciono y digo: “¿Quiere tomarse una cerveza?”

Él no vuelve la cabeza, no me oye, encerrado en su cúpula de ruido. Avanza lenta y tenazmente, repartiendo la tierra con la enorme pala.

Tal vez este estrépito es la barredora mental que él ha encontrado para no pensar. Todos nos defendemos a nuestra manera.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово DOLER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

UN MAL CAZADOR

 

Desde muy pequeño, Eddie salía de caza. Pero al muchacho le __________________ matar con sus disparos a los inocentes animales y por eso disparaba con mala puntería.

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово SER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Pasaban los años y la puntería de Eddie seguía__________________ mala, tanto que todos se reían de él. Pero a él no le importaba.

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово CONVERTIRSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

A escondidas, con uno de sus amigos, aprendió el oficio de herrero y cuando supo trabajar a la perfección, hizo saber a su familia que nunca __________________ en cazador.

– Si puedo ganarme la vida de otra manera, ¿por qué quitar la suya a otras criaturas?

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ALCANZAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

LA MULA PRESUMIDA

 

Caminaban juntos un pato y una mula. Tanta ventaja le sacaba ésta a aquel que, de tiempo a tiempo, tenía que detenerse a esperarlo. Sin embargo, juntos, aunque lentamente, __________________ una cima.

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово CONTINUAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Era tan difícil el descenso, que la mula iba muy lentamente:

– Lo mejor será que __________________ juntos el camino.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ÉL так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Esta vez el pato llegó al otro lado con gran anticipación. Y cuando, al fin, la mula se reunió con el pato, __________________ confesó avergonzada:

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово SER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

– Amigo, reconozco que si tú __________________ lento para caminar, me aventajas en otras cosas.

26.

Образуйте от слова TRISTE однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

EL CARBONERO

 

El pequeño Hans trabajaba en la carbonería. Por la mañana, cuando los demás niños iban al colegio, limpios y fulgurantes, él ya llevaba su carita sucia de carbón. Los colegiales se burlaban de él y Hans, __________________, disimulaba su pena.

27.

Образуйте от слова VALOR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Por las tardes Hans rebuscaba en los basureros, donde los niños tiraban muchos juguetes y libros __________________. Por las noches leía y leía los libros, una y otra vez.

28.

Образуйте от слова FUNDAMENTO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Y cuando fue creciendo, privándose de muchas cosas que a los colegiales les parecían __________________, se matriculó y superó los exámenes con toda brillantez.

29.

Образуйте от слова DIRIGIR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

ocupaba de la __________________ de la carbonería.

30.

Образуйте от слова SOBRESALIR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Más tarde, por ser un estudiante __________________, ganó la plaza de profesor en el Liceo y los hijos de aquellos niños que se reían de él, fueron sus alumnos.

31.

Образуйте от слова TENAZ однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Muchos de ellos aprendieron una gran lección: nadie es alguien por lo que parece, sino por su inteligencia y __________________, como Hans, el profesor, ahora querido y respetado por todos en la ciudad.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) una vez

2) a la vez

3) cada vez

4) a veces


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) dejar

2) quitar

3) abandonar

4) quedar


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) inclusivo

2) incluso

3) exepto

4) inclusa


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) aunque

2) sin embargo

3) sino

4) hasta


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) planean

2) plagian

3) plantan

4) plantean


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) con

2) a

3) de

4) por


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) reflejar

2) relacionar

3) reflexionar

4) referir


¿Queremos tener robots?

Es tema de muchos libros, novelas gráficas y películas. La idea de un robot que nos sustituye en nuestra vida diaria está 32 ______ más cerca de ser realidad, debido al gran desarrollo de la tecnología cibernética. Hay muchas películas sobre el tema donde la gente vive sus vidas por control remoto desde la seguridad de sus casas a través de robots. Lo que parece hoy ciencia ficción puede 33 ______ de serlo muy pronto.

Los robots pronto podrán realizar las acciones que nosotros no queremos hacer o, 34 ______, podrán vivir nuestra vida. Máquinas que nos evitan los peligros que tenemos que afrontar los humanos, como accidentes o enfermedades. Unos robots perfectos. 35 ______, no podemos olvidar las cuestiones morales.

En primer lugar, ¿Hasta qué punto podemos sustituir completamente al ser humano con todos sus sentimientos, por máquinas? En segundo lugar ¿estos robots serán simples máquinas o tendrán inteligencia y sentimientos? Esta es la pregunta que 36 ______ algunas historias de ciencia ficción en las que las máquinas se enfrentan a sus creadores.

Por último ¿todos los humanos podremos disponer 37 ______ robots personales o solo los ricos podrán tener uno? Algunos piensan que vamos a vivir en una sociedad dividida entre los que pueden pagar un robot y los que no y opinan que los robots pueden hacer crecer la desigualdad. La ciencia ficción nos transporta a un futuro posible para hacernos 38 ______ sobre nuestro presente y hacernos estas y otras preguntas.

39.

Ha recibido una carta de su amigo español Felipe que escribe:

 

... Mis padres y yo planeamos un viaje a Rusia. ¿Qué ciudades de Rusia me recomendarías visitar? ¿Qué transporte es más cómodo para viajar entre ciudades? ¿A dónde sueles ir de vacaciones en verano?

Dentro de dos meses participaré en un proyecto de protección de flora local ...

 

Escriba la carta de respuesta contestando a las preguntas de Felipe. Al final de la carta formule 3 preguntas al amigo español sobre su futura participación en el proyecto de protección de flora.

Escriba 100 – 140 palabras.

Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Hay que limitar el uso de Internet en la enseñanza.

2. No hay mejor manera de pasar las vacaciones que hacerlo con tu familia.

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

− exponga el problema parafraseando el enunciado;

− exponga su opinión personal y aduzca 2–3 argumentos para sostenerla;

− exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

− muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

− elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con su amigo. Has encontrado el material interesante para la presentación y quieres leer este texto a su amigo. Tienes 1,5 minutos para leer el texto en voz baja, luego estarás listo para leerlo en voz alta. No tendrás más de 1,5 minutos para leerlo.

 

Camellos no almacenan agua, pero la grasa, que se utiliza como reserva de energía. El agua se almacena a lo largo de sus cuerpos, sobre todo en el torrente sanguíneo, lo que los hace muy buenos para evitar la deshidratación. Los camellos pueden perder el 40 por ciento de su peso corporal antes de que se ven afectados por éste. Cuando beben, pueden consumir hasta 225 litros a la vez. Aquí están algunos hechos muy interesantes sobre los camellos, que nada tienen que ver con sus jorobas. Antes de elefantes adquirieron su fama de buena memoria, los antiguos griegos creían que era camellos que no se olvidan.

Carreras de camellos en los Emiratos Árabes Unidos ha comenzado a utilizar jinetes robot en lugar de los niños jinetes tradicionales. Los pilotos operados a control remoto se emitieron siguiendo la prohibición del uso de jinetes menores de dieciséis años de edad. Los únicos requisitos necesarios para convertirse en un jinete es no pesar mucho y ser capaz de gritar de terror.

42.

Observa el anuncio.

 

 

¡El nuevo libro de recetas de Laura Rojas!

Has decidido comprar el libro y quieres recibir más información para aclarar unas cosas. Dentro de un minuto y medio tienes que hacer cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) edición de bolsillo

2) número de ilustraciones

3) comida vegetariana

4) precio

5) versión audio del libro

 

Tienes veinte segundos para formular cada pregunta.

43.

Aquí tienes las fotos de tu álbum. Elige una y descríbesela a tu amigo.

 

 

Tienes un minuto y medio para prepararte y dos minutos para la respuesta (12–15 frases). Mientras comentas la foto no te olvides de mencionar lo siguiente:

• dónde y cuándo ha sido tomada la foto

• qué/quién está en la foto

• qué está pasando

• por qué guardas esta foto en tu álbum

• por qué has decidido mostrar la foto a tu amigo

Debes hablar continuamente y empezar: “Yo he elegido la foto № …”

44.

Estudia las dos fotografías. En 1,5 minutos estará listo para comparar y contrastar las fotografías:

 

• da una breve descripción de las fotos (acción, lugar)

• dice lo que las fotos tienen en común

• dice de qué manera las imágenes son diferentes

• di que foto es más atractiva para ti

• explica por qué

 

Tienes que hablar sólo no más de 2 minutos (12-15 oraciones). Tienes que hablar continuamente.