№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 32149

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды.

 

 

Presentamos proyectos científicos escolares

 

1. Los jóvenes exploradores han probado que las lágrimas pueden curar.

2. Quiero que os acerquéis al misterioso mundo de la ciencia.

3. Nuestro trabajo fue reconocido como el mejor de la Feria Nacional.

4. Mi proyecto está destinado sólo a los científicos de vocación.

5. La investigación nos llevó a un descubrimiento sorprendente.

6. Pudimos realizar la idea del proyecto con el apoyo de unos expertos en la materia.

7. He elegido este proyecto porque me preocupa la situación del medio ambiente en el lugar donde vivo.

 

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A. Loli chocó con un turismo porque iba muy rápido

B. Se dio un golpe en la cabeza

C. Al caer la chica perdió el conocimiento

D. El conductor llamó al Servicio de Urgencias y Emergencias Sanitarias para que viniera la ambulancia

E. La chica volvió en sí en la ambulancia

F. El turismo de los viajeros de tercera edad chocó con una moto

G. En el accidente resultaron heridas varias personas

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

3.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Según la presentadora, las máquinas expendedoras han ampliado su oferta con …

 

1) productos beneficiosos para la salud.

2) bebidas isotónicas y batidos de proteínas.

3) artículos de limpieza y cuidado personal.

4.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Tomás Díaz afirma que las primeras máquinas expendedoras en Galicia …

 

1) ofrecían snacks para ciclistas.

2) pertenecían a la empresa Orbe.

3) aparecieron en los años 70.

5.

Вы услы­ши­те ре­пор­таж два­жды. Вы­бе­ри­те пра­виль­ный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La presentadora declara que nuestra sociedad …

 

1) no ha evolucionado nada en lo que va del siglo.

2) es mucho menos consumista que antes.

3) ha sufrido varios cambios en las últimas 5 décadas.

6.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

El invitado asegura que con las actuales máquinas de vending uno puede …

 

1) probar platos de diferentes rincones del mundo.

2) comer tranquilo sin preocuparse por su salud.

3) comer más porque la comida es barata.

7.

Вы услы­ши­те ре­пор­таж два­жды. Вы­бе­ри­те пра­виль­ный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Según Gema Pastor, por muy raro que suene, las actuales tendencias del vending …

 

1) favorecen el rendimiento laboral.

2) consolidan los equipos de trabajo.

3) ayudan a reducir la tasa de paro.

8.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Entre otras ventajas de las máquinas, Gema Pastor destaca la de ofrecer …

 

1) productos ricos en vitaminas.

2) leche de soja y sus derivados.

3) bebidas alcohólicas de alta calidad.

9.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

El reportaje deja claro que el vending saludable …

 

1) ha disparado las ventas de productos locales.

2) constituye una alternativa a las chucherías convencionales.

3) todavía no ha calado hondo en la población joven.

10.

Установите соответствие между текстами A–G и заголовками 1–8. Занесите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании один заголовок лишний.

 

1. Tendencias modernas

2. Denominación antigua

3. Aportes del Nuevo Mundo

4. Consiguiendo fama internacional

5. Símbolo de la gastronomía nacional

6. Aliados para la salud

7. Sopa fría en películas

8. Receta paso a paso

 

A. Si hablamos del gazpacho de nuestros días mencionamos la incorporación de frutas, como la sandía, la fresa, la ciruela, la refrescante manzana, o la lechuga. La utilización de frutos secos es otra de las innovaciones. También está de moda aromatizar con calabaza asada, o usar el tomate seco para potenciar el sabor. La guarnición es uno de los elementos que también pueden hacer variar el gazpacho. Se puede servir desde el clásico huevo y jamón serrano, hasta taquitos de bacalao. La verdad es que las opciones son infinitas.

B. Hay muchas clasificaciones del plato favorito de los españoles. Unos servirán la tortilla de patata, otros el jamón ibérico, y todos tendrán sus razones de peso. Sin embargo, hay un plato que representa a todos los españoles. Y es el gazpacho. Esta sopa fría es el plato más típico español. No hay prueba mayor de hispanidad que aparecer en una obra maestra de España. Se menciona en el Quijote de Miguel de Cervantes, cuando Sancho Panza dice que quiere saciar el hambre con gazpacho.

C. El gazpacho andaluz es una de las recetas con más historia de todo el Mediterráneo. En el siglo VIII apareció uno de los primeros recetarios parecidos al gazpacho andaluz. En aquel entonces la composición de este caldo era sin tomates, vinagre, aceite o pimientos verdes. Después de la conquista española de América se agregaron los ingredientes del tomate y los pimientos a la receta y le dieron el irresistible sabor que ahora es conocido mundialmente. Así que detrás de algo simple se encuentra una gran historia que contar.

D. El gazpacho fue introducido en la corte de Versalles por Eugenia de Montijo, la esposa andaluza de Napoleón III, hacia 1850. Al llegar a las mesas de los nobles, comenzaron a incorporarse algunos caprichos tales como atún, langosta, jamón, que han llegado hasta nuestros días como variantes. Era un primer paso para su popularización en todo el mundo, donde compite con ventaja con otras sopas frías, como la vichyssoise de puerros o la bortsch de remolacha, la sopa nacional de Rusia y Polonia. Hoy, se come el gazpacho en Nueva York, París, Sidney o Tokio.

E. El pan, que debe ser seco, de una semana, se pone a remojar durante una noche en agua. En el mortero se majan los dientes de ajo con sal, y se le añade el pan estrujado con la mano. En una batidora se trituran los tomates maduros junto con el pimiento rojo y el pepino, todos sin semillas. Se añade el contenido del mortero y se dan dos toques de batidora. Se comienza a añadir el aceite sin dejar de batir. Se añade, al gusto, el agua muy fría, la sal, el vinagre de Jerez y una pizca de comino. Se mezcla bien a mano y que espere media hora en la nevera.

F. Mientras apriete el calor, el gazpacho sigue siendo una de las mejores opciones para comer. Un vaso de gazpacho aporta 90 kilocalorías. Este refrescante plato típico de la cocina tradicional andaluza está elaborado a base de tomate, pepino, cebolla, aceite de oliva, vinagre, ajo y sal. Al ser una sopa fría, contiene gran cantidad de agua, por eso es perfecto para hidratar el organismo. Las hortalizas son ricas en antioxidantes y ayudan a prevenir muchas enfermedades. El ajo posee propiedades antisépticas y antibacterianas.

G. La historia del gazpacho, como la de tantos otros platos tradicionales, se extiende a través de los siglos. Se sabe un poco más del origen geográfico del gazpacho. Se situaría en el sur de la Península Ibérica, aunque no exclusivamente en Andalucía, sino también en Extremadura y Portugal. De hecho, la palabra española “gazpacho” y la portuguesa “capacho” vienen del árabe hispánico (“gazpáčo”), y antes, del prerromano “caspa”, que significa residuos, lo que hace suponer que se hacía con restos de pan y verduras machacadas con agua.

 

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

pasan por aquellos senderos A______________________ el Reino de Granada con el resto de Andalucía, Murcia y Portugal. Bajo esta marca se aglutinan recorridos con temáticas variadas como son historia, cultura, patrimonio, gastronomía, gentes, tradiciones. Ocho invitaciones В_________________, sus manifestaciones artísticas, sus monumentos y las relaciones históricas y sociales con el mundo magrebí.

Estas rutas no han sido elegidas al azar. Algunas fueron surgiendo debido a la necesidad de abastecer la capital del reino nazarí de productos como el pescado o la carne. Otras adquirieron fama С_______________________, como el alemán Münzer, uno de los primeros cristianos en visitar Granada en 1494, el escritor romántico Washington Irving o por científicos y geógrafos, como Ibn al—Jatib o León el Africano.

Los itinerarios discurren por tierras del interior, pero también por la costa mediterránea y atlántica. Ruta de los Nazaríes pasa D___________________, fundadores de la dinastía nazarí, la última que dominó el Reino de Granada. Esta Ruta, con destino final en Granada, concentra el mayor número de edificaciones fortificadas de Europa. Ruta del Califato discurre entre Córdoba y Granada. Córdoba fue la capital de la sabiduría del Occidente musulmán durante el período califal y era una E_____________________. El recorrido se adentra en el Parque Natural de las Sierras Subbéticas y en la fértil vega granadina.

Ocho rutas turísticas y culturales desgranan la herencia andalusí F________________________ en Andalucía. Seguir hoy su pista es un viaje apasionante.

 

1. que los árabes dejaron durante siglos

2. por haber sido recorridas por viajeros ilustres

3. por las tierras de donde fue originaria la casa Nasar

4. que antaño fueron trazados para comunicar

5. para conocer la civilización hispano—musulmana

6. de los pueblos levantinos que dominaron la región

7. de las ciudades más adelantadas de su tiempo

 

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

¿Cómo recibió Martín la carta con el sello en forma de ángel?

 

1) La notó en el buzón.

2) La encontró en el descansillo.

3) El cartero la dejó en su casa.

4) Se la entregó un desconocido.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

13.

En la carta que Andreas Corelli le envió a Martín …

 

1) se detallaba la oferta.

2) se le informaba de una casa en alquiler.

3) se lo invitaba a una cena.

4) se le daban las gracias.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

14.

Cuando el taxi llegó a la mansión de Corelli, el taxista pensando que la casa no era habitada …

 

1) se negó a tomar la propina.

2) se apresuró a marcharse de allí.

3) pasó un buen rato con Martín.

4) confesó no conocer a Corelli.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

15.

¿Cómo le pareció a Martín el lugar donde se encontraba la casa de Corelli?

 

1) Le asombró la cantidad de árboles allí.

2) De noche le pareció excepcionalmente bonito.

3) Le fascinó la naturaleza y la vida nocturna.

4) Le impresionó la tranquilidad a su alrededor.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

16.

El silencioso mayordomo abrió la puerta y le acompañó a Martín al salón donde …

 

1) enseguida lo saludó Andreas Corelli.

2) éste primero no notó la presencia de Corelli.

3) éste vio a Corelli dormir en una butaca.

4) le sirvió vino antes de dejarlo allí.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

17.

La frase “hizo lo propio” en el último párrafo del texto significa que Corelli …

 

1) cumplió la promesa.

2) se apropió del caso.

3) se sentó también.

4) actuó como debía.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

18.

Cuando Corelli se levantó de la butaca y se le acercó a Martín, éste …

 

1) sintió un gran miedo.

2) no tardó en abrazarlo.

3) se alegró al ver a su amigo.

4) decidió no disimular su disgusto.


Invitación

No hubo respuesta ni sonido alguno. Dudé un segundo y luego abrí y me asomé al rellano. Me incliné a mirar escaleras abajo. No había nadie. Me volví hacia la puerta y advertí que el pequeño farol que iluminaba el rellano parpadeaba. Entré de nuevo en casa y cerré con llave, algo que muchas veces olvidaba hacer. Fue entonces cuando lo vi. Era un sobre de color crema. Alguien lo había deslizado bajo la puerta. Me arrodillé para recogerlo. El sobre llevaba mi nombre. El escudo sellado en el lacre trazaba la silueta del ángel con las alas desplegadas. Lo abrí.

“Apreciado señor Martín:

Voy a pasar un tiempo en la ciudad y me complacería mucho poder disfrutar de su compañía y tal vez de la oportunidad de recuperar el tema de mi oferta. Le agradecería mucho que, si no tiene compromiso alguno, me acompañase para cenar el próximo viernes 13 de este mes a las diez de la noche en una pequeña villa que he alquilado para mi estancia en Barcelona. La casa está situada en la esquina de las calles Olot y San José de la Montaña, junto a la entrada del parque Gȕell. Confío y deseo que le sea posible venir. Su amigo, Andreas Corelli”.

Anochecía cuando salí a la calle. El calor y la humedad habían empujado a numerosos vecinos del barrio a sacar sus sillas a la calle en busca de una brisa que no llegaba. Sorteé los improvisados corros frente a portales y esquinas y me dirigí hasta la estación de Francia, donde siempre podían encontrarse dos o tres taxis a la espera de pasaje. Abordé el primero de la fila. Nos llevó unos veinte minutos cruzar la ciudad y escalar la ladera del monte sobre el que descansaba el bosque fantasmal del arquitecto Gaudí. Las luces de la casa de Corelli podían verse desde lejos. “No sabía que alguien viviera aquí” – comentó el conductor.

En cuanto le aboné el trayecto, propina incluida, no perdió un segundo en largarse a toda prisa. Esperé unos instantes antes de llamar a la puerta, saboreando el extraño silencio que reinaba en aquel lugar. Apenas una sola hoja se agitaba en el bosque que cubría la colina a mis espaldas. Un cielo sembrado de estrellas y pinceladas de nubes se extendía en todas direcciones. Podía oír el sonido de mi propia respiración, de mis ropas rozándose al andar, de mis pasos aproximándose a la puerta. Tiré del llamador y esperé.

La puerta se abrió momentos más tarde. Un hombre de mirada y hombros caídos asintió ante mi presencia y me indicó que pasara. Su ropa sugería que se trataba de una suerte de mayordomo o criado. No emitió sonido alguno. Le seguí a través del corredor y me cedió el paso al gran salón que quedaba en el extremo y desde el cual se podía contemplar toda la ciudad a lo lejos. Con una leve reverencia me dejó allí a solas y se retiró con la misma lentitud con la que me había acompañado.

Me aproximé hasta los ventanales y miré entre los visillos, matando el tiempo a la espera de Corelli. Habían transcurrido un par de minutos cuando advertí que una figura me observaba desde un rincón de la sala. Estaba sentado, completamente inmóvil, en una butaca entre la penumbra y la luz de un candil que apenas revelaba las piernas y las manos apoyadas en los brazos de la butaca.

Le reconocí por el brillo de sus ojos que nunca pestañeaban y por el reflejo del candil en el broche en forma de ángel que siempre llevaba en la solapa. En cuanto posé la vista en él se incorporó y se aproximó con pasos rápidos, demasiado rápidos, y una sonrisa lobuna en los labios que me heló la sangre. “Buenas noches, Martín”, me dijo. Asentí intentando corresponder a su sonrisa. Tomé asiento y Corelli hizo lo propio mientras el mayordomo nos servía dos vasos de una vasija que supuse era vino o algún tipo de licor que no tenía intención de probar.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PONERSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

CONOZCO EL ANARQUISMO

 

Recuerdo aquella tarde. Cuando Pajarito de Soto vino a buscarme a la salida del despacho, tiritaba de frío. No _________________ el abrigo porque no lo tenía.

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово DECIR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

CONOZCO EL ANARQUISMO

Caminamos charlando por la Gran Vía y nos sentamos en los jardines de Victoria Eugenia. Pajarito de Soto me habló de los anarquistas y yo le ___________________ que nada sabía.

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово VENIR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

CONOZCO EL ANARQUISMO

- ¿Estás interesado en el tema?

- Sí, por supuesto — dije más por agradarle que ser sincero.

- Entonces, ________________. Te llevaré a un sitio interesante.

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ARREPENTIRSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

- En invierno tú __________ — exclamó por fin la hormiga, — no tendrás con qué alimentarte.

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово SER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EN TIERRA

España quedó prácticamente incomunicada por aire el pasado día 28, a causa de la huelga realizada por los trabajadores de tierra de Iberia. Más de mil vuelos comerciales _______________ aplazados por este paro masivo.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово DEBER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EN TIERRA

El paro no afectó a las compañías aéreas con servicio propio en tierra, pero se anunció que serían suspendidos la casi totalidad de los vuelos de la empresa española. La protesta se _____________________ a los despidos,

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово GRANDE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EN TIERRA

previstos a causa de las pérdidas económicas ___________________ que el pasado año.

26.

Преобразуйте, если это необходимо, слово MISTERIO так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL DIARIO DE JUANA

En mi viaje al Perú, decidí visitar las fabulosas líneas de Nazca. Estas __________________ líneas hechas de piedras, en el desierto de Atacama, tienen formas muy variadas: geométricas y paralelas, de un perro, unas manos, un mono enorme, pájaros, una araña o un árbol.

27.

Преобразуйте, если это необходимо, слово EXACTO так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL DIARIO DE JUANA

Nadie sabe __________________ cuándo ni quién las hizo ni para qué. Se piensa que fueron trazadas por la civilización nazca. Hay una teoría que dice que los nazcas volaban en globos aerostáticos, porque sólo es posible apreciar las líneas desde el aire. Incluso hay piezas de cerámica con dibujos de personas volando en globos.

28.

Преобразуйте, если это необходимо, слово MATEMÁTICA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL DIARIO DE JUANA

¿Quién sabe? De todos modos los nazcas debían ser unos __________________ notables.

29.

Преобразуйте, если это необходимо, слово COLONIA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL DIARIO DE JUANA

Las líneas se encuentran cerca de la ciudad de Nazca, una pequeña ciudad __________________ situada en un valle verde rodeado de montañas.

30.

Образуйте от слова CREÍBLE однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Su empresa tiene una __________________ capacidad de respuesta a todos los cambios de los gustos de los consumidores.

31.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ALMUERZO так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

EL DIARIO DE JUANA

Al volver a tierra fui a __________________ al restaurante de Nazca. Llena de valentía después de la aventura del avión me atreví a comer el plato nacional peruano. Se llama “ceviche” y consiste en pescado crudo con limón y cebolla. Me encantó.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) puso

2) hizo

3) dio

4) llegó


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) delante

2) detrás

3) dentro

4) encima


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) ninguno

2) ninguna

3) alguna

4) ningún


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) tuvo

2) hubo

3) fue

4) estuvo


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) ascienden

2) descienden

3) extienden

4) elevan


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) nacional

2) natural

3) habitual

4) nativa


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) alcanzados

2) accesibles

3) aproximados

4) aconsejables


En busca de la eternidad

 

Hace tan sólo cinco años tuvo lugar un descubrimiento geográfico. Se 32________________ a conocer por primera vez la existencia de la gran catarata de Gocta, a la que los lugareños llamaban Chorrera, en la laguna de los Cóndores situada en el norte del Perú. Tras su medición se comprobó que era la tercera más alta del mundo, con 771 metros de altura, por 33_____________ del salto del Ángel, en Venezuela, y de Tugela Falls, en Sudáfrica. Hasta ese momento no estaba reseñada en 34___________ mapa. Sólo este dato sirve para hacerse a la idea de lo remoto del lugar. Todavía hay muchos enclaves arqueológicos por descubrir escondidos en el laberinto de cañones de esta región.

Esta zona 35____________ la cuna de una singular cultura que se desarrolló desde el 800 d.C. al 1500: los chachapoyas, también llamados los “ hombres de los abismos”.

Es un lugar de grandes desniveles, con montañas que 36____________ hasta sobrepasar los 4.000 metros, y profundos valles y cañones. La selva crece en su espesura hasta los 3000 metros de altura. La niebla, casi constante, oculta este mundo desconocido, en el que los mausoleos y sarcófagos de los antiguos chachapoyas terminan de poner la nota de misterio, que hace de esta región un territorio único, enigmático y tenebroso. La niebla da nombre al pueblo. “Chachapoyas” proviene de la palabra 37______________ “sachapuyos”, que significa “hombres de la neblina”.

Sus mausoleos están en laderas verticales, no se sabe con certeza cómo pudieron construir esos panteones abismales, en lugares, todavía hoy, sólo 38___________ para expertos escaladores.

39.

Ha recibido una carta de su amiga española Marisol que escribe:

 

...En Españia hay jóvenes que quieren independizarse de los padres cuanto antes. Hay otros que viven cómodamente con los padres hasta la edad de 30 años. ¿Qué pensáis tus amigos y tú acerca de la convivencia de los jóvenes con su familia? ¿A qué edad te parece más razonable independizarse de los padres? ¿Es fácil para los jóvenes rusos alquilar un piso?

¡Ah! Se me ha olvidado decirte que acabo de volver del viaje por las islas Canarias...

 

Escriba la carta de respuesta contestando las preguntas de Marisol. Al final de la carta formule tres preguntas a la amiga española acerca de su viaje a las islas Canarias. Escnba 100−140 palabras. Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Según algunas personas, el deporte profesional es muy traumático y por eso es nada saludable para el hombre.

2. Una palabra imprudente puede arruinar la amistad.

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

− exponga el problema parafraseando el enunciado;

− exponga su opinión personal y aduzca 2–3 argumentos para sostenerla;

− exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

− muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

− elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con tu amigo. Has encontrado un material interesante para la exposición y quieres leer el texto a tu amigo. Tienes un minuto y medio para leer el texto en voz baja, luego prepárate para leerlo en voz alta. Tienes un minuto y medio para leer el texto.

 

... La Alhambra es un conjunto monumental que fue construido a lo largo de 700 años. Es un rico complejo de palacios y fortaleza que alojaba al monarca y a la corte del Reino nazarí de Granada. Está situada en una colina de Granada, desde la que se pueden ver los barrios de Albaicín y el Sacromonte. Los dos más famosos y mejor conservados actualmente son el Palacio de Comares y el Palacio de los Leones.

En la Alhambra hay fuentes, jardines y huertas donde el visitante puede descansar y sentarse a disfrutar del paisaje y del murmullo del agua. La fuente más famosa es la del Patio de los Leones. Además, la riqueza decorativa y las diferentes texturas de las puertas, los arcos y las cúpulas, que son de influencia morisca, parece invitar al visitante a tocarlo todo.

Junto a la Alhambra hay también el Generalife, un palacio de descanso de los reyes musulmanes.Tanto la Alhambra como el Generalife han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

 

42.

Estudia el anuncio:

 

 

Estás pensando en visitar la peluquería y ahora desea obtener más información. En 1,5 minutos hace cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) Las horas de trabajo

2) Ubicación

3) El número de clientes por día

4) Descuento para clientes habituales

5) Contactos

 

Tienes 20 segundos para cada pregunta.

43.

Imagina que mientras viajabas durante tus vacaciones tomaste algunas fotos. Elija una foto para presentarla a tu amigo.

 

 

Tendrás que empezar a hablar en 1,5 minutos y hablar unos 2 minutos (12-15 oraciones). En su charla recuerde hablar sobre:

 

• cuando te tomaste la foto

• qué / quién está en la foto

• que está sucediendo

• ¿Por qué te tomaste la foto

• por qué decidiste mostrar la imagen a tu amigo

 

Tienes que hablar continuamente, empezando con: "He elegido la foto número ...".

44.

Observa las dos fotografías. Dentro de un minuto y medio tienes que comparar y contrastarlas:

 

• describe las fotos brevemente (acción, lugar)

• di qué tienen en común las dos fotos

• di en qué se diferencian

• comenta cuál de las dos opciones propuestas preferirías para leer

• y explica por qué