№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 32150

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды. Занесите свои ответы в таблицу.

 

 

1. Mi superior piensa que soy un don Nadie.

2. Me dan rabia las personas que critican a los demás.

3. No puedo disimular mi descontento ni con mi esposo.

4. Llegar con retraso a una cita no es mi caso.

5. Me molesta la gente demasiado curiosa.

6. Para mí, leer las noticias ya no es ningún placer.

7. Odio cuando alguien se pone delante de mí si tiene prisa.

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A) La temporada de exámenes ha empezado hoy.

B) El próximo miércoles Mónica tiene examen de Lingüística Románica.

C) El hermano de Mónica se ha ido de vacaciones a Estados Unidos.

D) Jaime, el amigo de Mónica y David, volvió de Hungría en avión.

E) El mes pasado Jaime se casó con su compañera de trabajo.

F) El otro día Jaime consiguió un préstamo bancario.

G) Mañana los tres amigos van a cenar juntos.

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

3.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Los creadores del documental “La moda mortal” …

 

1) muestran su experiencia de trabajo en las fábricas textiles asiáticas.

2) denuncian la explotación de las trabajadoras camboyanas.

3) muestran la vida diaria de las trabajadoras de la costura.

4.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Alberto Sánchez quiere decirnos con su documental que …

 

1) no se puede admitir el trabajo esclavo en la industria textil.

2) en los anuncios publicitarios no aparecen los que elaboran la ropa.

3) las marcas prohíben hablar sobre la explotación en las fábricas textiles.

5.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Raquel Hernández explica que fue a trabajar a una fábrica textil para…

 

1) hacer un reportaje sobre el estilo de vida de los trabajadores camboyanos.

2) participar en la producción de las prendas de marca.

3) investigar las condiciones laborales y salariales de los trabajadores.

6.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Después de regresar de su viaje, Raquel…

 

1) sigue analizando en su blog las tendencias en la moda actual.

2) quiere dedicarse a la denuncia de las marcas que emplean el trabajo esclavo.

3) ha cambiado su forma de entender el concepto de consumo responsable.

7.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La presentadora nos informa de que las marcas internacionales …

 

1) tienen sus fábricas en muchos países.

2) están detrás de la explotación laboral.

3) toman medidas para controlar sus fábricas.

8.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Julia afirma que Zara es una marca muy popular porque …

 

1) la ropa de Zara se vende a buen precio.

2) ofrece un diseño cómodo y funcional.

3) mucha gente, por diferentes motivos, prefiere comprar en Zara.

9.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Para acabar con las prácticas “esclavistas”, Zara …

 

1) inspecciona las fábricas preseleccionadas.

2) trata de evitar las situaciones de explotación laboral.

3) controla todo el proceso de producción de una prenda.

10.

Установите соответствие между заголовками 1–8 и текстами A–G. Запишите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании есть один лишний заголовок.

 

1. Haber trabajado en cualquier cosa.

2. Tener una referencia prestigiosa.

3. Saber enjuiciar situaciones y adaptarse rápidamente.

4. Vestir sin estridencias.

5. Encontrar un enchufe.

6. Ser optimista.

7. Practicar deporte.

8. Ser casi bilingüe.

 

A. La iniciativa y el esfuerzo son cualidades ligadas a una actitud positiva. En cuestión de carácter, las empresas demandan gente que no se desanime, con una personalidad fuerte y que sepa aguantar los fracasos.

 

B. Las empresas necesitan personas con capacidad de adaptación a las necesidades del entorno, que es muy cambiante en un corto período de tiempo, universitarios ágiles con capacidad para tener flexibilidad en el ámbito de trabajo y para relacionarse con distintos contextos profesionales. Para una empresa grande moderna, aceptar la movilidad funcional y geográfica es uno de los requisitos básicos a la hora de contratar a un recién licenciado.

 

C. Siempre que se habla de "buena presencia", en realidad (salvo en empleos muy específicos en los que se sube mucho el nivel) se está hablando de normalidad y, sobre todo, de forma de vestir correcta y clásica. La presencia física ha de transmitir a quien nos está entrevistando que estamos seguros de nosotros mismos y que sabemos estar, adaptarnos a las situaciones.

 

D. Aunque sea cuidando niños, poniendo copas o en una hamhurguesería, tener un trabajo, incluso si no tiene que ver con la carrera, da una idea de responsabilidad en la vida. Una empresa que ofrece un puesto de trabajo ve con buenos ojos que alguien haya realizado alguna actividad profesional mientras estudiaba. Tener cualquier tipo de trabajo aporta serenidad y conocimientos prácticos del mundo laboral.

 

E. Sigue siendo imprescindible el inglés. De hecho, la mayoría de las grandes empresas hacen la entrevista de selección en inglés. El proceso de selección de licenciados en una gran multinacional suele incluir una primera fase de pruebas psicotécnicas e inglés, y luego una segunda fase de dinámica de grupo. También se valora mucho el idioma de la casa matriz.

 

F. Enchufes aparte, haber pasado por una escuela de negocios prestigiosa, estar en la bolsa de trabajo de una institución de toda confianza o haber hecho un master reconocido ayuda mucho. En muchos centros de enseñanza superior se mantiene relación con antiguos alumnos que ahora, al cabo de varios años, están en puestos directivos en numerosas empresas. Los antiguos alumnos se dirigen a esos centros cuando necesitan contratar a alguien, con la idea de tener una preselección hecha. Confían en que les manden gente que pueda responderles.

 

G. ¡Ojo! Están mejor vistos por las empresas los deportistas que los intelectuales, así que tengamos esto en cuenta. El deporte aporta muchos valores. Por ejemplo, la capacidad de esfuerzo, el hábito del trabajo en equipo y la necesidad de aguantar cuando uno se siente frustrado por no obtener el éxito que quería. Todos estos valores se parecen a los que pide una empresa.

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

Académico al frente del Instituto Cervantes

 

Tras la negativa del escritor peruano Mario Vargas Llosa para dirigir el Instituto Cervantes, el filólogo español Víctor García de la Concha fue nombrado nuevo director el pasado mes de febrero. El asturiano ha estado al frente de la Real Academia Española durante diez años y es un experto en literatura; una A_______________________ del siglo XX.

En el discurso de toma de posesión del cargo estuvieron dos B_______________________ institución y académicos de laRAE. Ante todos los asistentes García de la Concha aseguró que “el Cervantesformará y enviará a todo el mundo misioneros C_______________________”. El nuevo director se centrará en reforzar el español en países como Estados Unidos, Brasil y China.

Víctor García de la Concha se ha dejado la salud en el esfuerzo D_______________________ con las Academias de Iberoamérica, Estados Unidos y Filipinas. A base de sabiduríafilológica, de profundo conocimiento literario, de habilidad negociadora, el académico ha amasado la acción común de todas ellas sin sectarismos ni exclusiones, al margen de cualquier posición política. En sus incontables viajes a América estableció una red de relaciones personales E_______________________. Y ahí están sus realizaciones concretas, además de la próxima edición del Diccionario tradicional: la colosal Gramática, la renovada Ortografía, el Diccionario Panhispánico de Dudas, el Diccionario de Americanismos … Al esfuerzo de García de la Conchay las Academias F_______________________ han contribuido de forma decisiva los medios de comunicación, sobre todo la televisión con sus series y sus telenovelas, intercambiables entre los países hispanohablantes.

 

1. que encabezó este organismo

2. de sus especialidades es la poesía

3. por mantener la unidad del idioma

4. que enseñarán el evangelio del español

5. por intensificar la relación

6. que facilitaron el gran éxito de su gestión

7. de los anteriores directores de esta

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

¿Qué se sabía en el barrio sobre el hombre de El Maño?

 

1) Nada, porque era un científico bastante reservado e impresentable.

2) Solo lo que decía a la poca gente con que hablaba.

3) Algunas cosas eran conocidas entre la gente, pero no muchas.

4) Se sabía bastante porque le gustaba frecuentar los bares.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

13.

¿Por qué los chavales han empezado a llamarlo El Ruso?

 

1) Era un visitante asiduo de los bares.

2) Tenía un aspecto penoso y a la vez misterioso.

3) Era pobre como los mendigos rusos que se había visto por allí.

4) Tenía aire aristocrático y parecía un noble ruso en miseria.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

14.

¿Qué vida le imaginaban los chicos al Ruso?

 

1) De un típico espía y agente secreto.

2) De un pobre mendigo que había tenido que marcharse de su país.

3) De una aventurero rico aficionado a las emociones fuertes.

4) De un criminal que había huido de la cárcel.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

15.

¿Cómo pasaba El Ruso sus días en el barrio?

 

1) Deambulaba por las calles y parques sin motivo alguno.

2) Andaba por la manzana mirando muy atentamente todo lo que había a su alrededor.

3) Recorría el barrio y se emborrachaba por ahí.

4) Frecuentaba la tienda de whisky.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

16.

¿Qué les fascinaba a los chavales en el Ruso?

 

1) Sus constantes aventuras y hazañas.

2) Su misterio y la supuesta vida que llevaba.

3) Sus viajes a distintos países de Europa.

4) Sus relatos sobre los acontecimientos pasados.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

17.

¿Podrían llegar a ser como El Ruso, según los chicos?

 

1) Sí, solamente les hacía falta un poco de coraje.

2) No, porque su estilo de vida se lo impedía.

3) No, porque se lo impedían sus madres.

4) Sí, sólo tenían que seguir al Ruso e imitarlo.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

18.

¿Quién resultó ser el misterioso Ruso?

 

1) Un enfermo mental.

2) Un estafador.

3) Un drogadicto.

4) Un pobre alcohólico.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

Por otro lado, у siempre en el centro de una nube de silencio había un hombre, guapo y huraño, de quien apenas podíamos decir dos palabras a ciencia cierta. Solíamos verlo en El Maño, una bodeguilla de la calle General Varela. Andaba siempre solo, sin afeitar, hacía girar su vaso apoyado en la barra; encendía cigarrillos sin filtro mirando despacio todo lo que había a su alrededor, barriles, calendarios, etiquetas de botellas, cada día lo mismo, como si no lo supiese todo de memoria.

Empezamos a llamarlo entre nosotros El Ruso porque tenía cara de refugiado, de haber llegado huyendo de algún confín remoto, con visados falsos y podrido de recuerdos. Su gabardina tenía enganchones y puntos corridos que remitían a alambradas en la nieve, a fronteras de bruma entre países imposibles, perdidos en el frío de las estepas del Este.

Cuántas de esas tardes de nada que hacer llegamos a evocarlo sumergido en un pantano para hacer perder su rastro a los perros adiestrados, o encogido entre la maleza, inmóvil como una piedra, mientras soldados con abrigos largos y gorros de piel hacían girar un foco en su búsqueda desde lo alto de una desvencijada torreta de madera. En decenas de películas creíamos haber visto las estaciones de ferrocarril donde él logró burlar las vigilancias, los escondrijos donde guardaba enterradas joyas y pistolas. Lo imaginábamos subiendo y bajando de trenes en marcha, vadeando los ríos, haciéndose pasar por alemán, dejando embarazadas a las granjeras polacas en cuyos palomares pasaba escondido las noches de tormenta.

Desde su llegada al barrio había un aliciente más para recorrer esas cuatro calles en las que crecimos, doblar una esquina y encontrarlo, poderlo seguir durante unas cuantas manzanas hasta verlo alejarse en un autobús o bajar a deshora las escaleras de una whiskería.

Ninguno de nosotros se atrevió nunca a dirigirle la palabra, pero de alguna manera él representaba la posibilidad de una vida distinta y auténtica, él era los mares y la niebla, era a un tiempo Dresden y el puerto de Marsella, Europa entera bajo la lluvia, era un pasaporte manoseado y un revólver a punto en el cajón de la mesilla. Todo lo que nosotros podríamos llegar a ser con un poco de suerte, a pesar de que todo, absolutamente todo a nuestro alrededor, nos lo estuviera negando a cada instante: aquellos otoños de academias mal iluminadas, los boletines de notas, el aburrimiento, la cena en casa a las diez en punto. El Ruso únicamente necesitaba pasar de largo con las manos en los bolsillos para remover todo eso y hacer estallar en nuestra cabeza los sueños más locos y veloces. Casi me parecía verle, sonriente, seguro de sí, prometiendo un futuro tan amplio y luminoso como aquellas avenidas anchas del centro. No necesitábamos hablar con él, su sombra era bastante.

El epílogo de la historia no mejoraba las expectativas. A media mañana un furgón gris se había llevado al Ruso y tuvimos que hacernos a la idea de que nuestro misterioso espía, cuya sola silueta entre los árboles nos hablaba a diario de la posibilidad de vivir, no pasaba de ser un esquizofrénico de mente insondable que deambuló por hospitales hasta llegar aquí, tirando a base de drogas y subsidios. Su gabardina no conoció las lluvias de Chicago, sino los almacenes de ropa usada; no había documentos falsificados bajo su colchón, en todo caso una triste petaca de ginebra.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово HACERSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Hay muchas maneras de pasar las vacaciones. Unos viajan, otros se quedan en casa. Pero es posible que los planes de uno no __________________ realidad. Esto fue lo que le ocurrió al pobre Alfonso.

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово HACER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

- ¡___________reservas para el invierno! – le gritaba la hormiga.

- Yo no he nacido para trabajar – contestaba la cigarra.

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово RESERVAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Alfonso entró en una agencia de viajes y recogió dos billetes para Francia que __________________ antes: uno para él y uno para Isabel, su novia.

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ESPERAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Salió de la agencia de viajes y fue en metro a la Calle Aragón. Isabel le estaba __________________ allí, con las maletas. Él la vio a ella y ella lo vio a él. Estaban uno frente al otro y entre ellos estaba la calle, llena de coches.

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово CORRER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

La luz del semáforo estaba roja. Pero el amor es el amor y Alfonso __________________ hacia su novia... Pasó un taxi y ¡paf! lo atropelló.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ESTAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Cuando Alfonso se despertó vio a su novia y al médico y comprendió que __________________ en el hospital. No podía moverse. Tenía una herida en la cabeza y no oía nada. Su novia metió los billetes en el bolso.

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово DECIR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

No le __________________ nada porque sabía que Alfonso no la podía oír.

Alfonso pasó las vacaciones en el hospital y su novia se quedó en la ciudad.

26.

Образуйте от слова SERVIR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Almagro, capital del espectáculo

 

Almagro es una hermosa villa de la provincia de Ciudad Real, en la Comunidad de Castilla-La Mancha. Muy interesante, cuidada y preparada para los turistas que busquen historia, cultura y buenos __________________.

27.

Образуйте от слова CORRIDA однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Pero además Almagro es sede del Festival de Teatro Clásico, uno de los más importantes de España, cuya organización __________________ a cargo de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

28.

Образуйте от слова RESTAURAR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

El festival lleva celebrándose desde hace treinta años. Comenzó a raíz del descubrimiento del Corral de Comedias y su posterior __________________.

29.

Образуйте от слова CONSTRUCCIÓN однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Este antiguo teatro fue __________________ a finales del siglo XVI o principios del XVII y es una de las joyas únicas en el mundo.

30.

Образуйте от слова PONER однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Es grande y __________________ de zaguán, corral para el público, escenario, camerinos, palcos laterales para la nobleza y al fondo "cazuela" para las mujeres.

31.

Образуйте от слова NACIONAL однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

En la actualidad, el Festival ha alcanzado fama __________________, por las compañías de teatro que a él acuden y la calidad de los espectáculos que se ofrecen.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) luego

2) solo

3) sólo

4) además


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) áreas

2) líneas

3) direcciones

4) pautas


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) mantenerse

2) guiarse

3) comportarse

4) atenerse


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) cualquier

2) cualquiera

3) otra

4) cada una


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) enséñala

2) invítala

3) oblígala

4) acompáñala


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) porque

2) como

3) por lo tanto

4) puesto que


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) existencia

2) residencia

3) subsistencia

4) convivencia


Прочитайте текст с пропусками, обозначенными номерами 32–38. Эти номера соответствуют заданиям 32–38, в которых представлены возможные варианты ответов. Отметьте выбранный вами варианта ответа.

 

 

MODALES EN LA MESA

En todo caso, los esfuerzos por llevar el buen comportamiento no se quedan 32 ________ en los libros que tratan de buenos modales. Vargas Ponce tiene un segmento, los miercoles a las 10:00, en "Nuestra mañana", magazine matutino de Venezolana de Television. Y pronto sacara un disco compacto sobre protocolo en todas las 33 _________: deportes, militar, social, a la vez que tendra otro segmento televisivo en un programa de cocina. "Sera especificamente como 34 ___________ en la mesa, de usar los utensilios, la servilleta", comenta.

"En la mesa se descubre la educacion de 35 _______persona", continua Vargas. "Si quieres saber si un hombre o una mujer tiene buenos modales, 36 _______a comer: si no sabe comportarse pues fuera de la mesa sera peor, te lo aseguro".

Ledezma agrega otro elemento a la mala educacion: como tenemos una baja autoestima, no nos queremos y 37 _______dificilmente consideramos a los otros". Aqui vuelve otra regla de 38 _________: nuestros derechos terminan justo donde los otros empiezan, clara senal de vivir en una sociedad civilizada.

39.

На recibido una carta de su amigo español Carlos que escribe:

 

... Estoy un poco nervioso porque esperamos las notas del examen de matemáticas. Mis padres me dicen que el mundo no se acabará si el examen no me sale bien ...

Y tú, ¿qué piensas de los exámenes?¿Cómo vas a reaccionar si no consigues la nota esperada?¿Qué notas necesitas para entrar en tu carrera elegida?

... Sabes, la semana que viene vamos a hacer en el colegio la exposición de nuestras fotos ...

 

Escriba la carta de respuesta contestando las preguntas de su amigo español. Al final de la carta formule 3 preguntas al amigo español acerca de las preparaciones del bautismo. Escriba 100−140 palabras. Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Muchos creen que las rebajas son una buena ocasión para adquirir un producto necesario a bajo precio...

2. Miles de dólares que anualmente se invierten en la investigatión del espacio cósmico deberian ser usados para resolverproblemas en la Tierra.

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

− exponga el problema parafraseando el enunciado;

− exponga su opinión personal y aduzca 2–3 argumentos para sostenerla;

− exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

− muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

− elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con su amigo. Has encontrado el material interesante para la presentación y quieres leer este texto a su amigo. Tienes 1,5 minutos para leer el texto en voz baja, luego estarás listo para leerlo en voz alta. No tendrás más de 1,5 minutos para leerlo.

 

Los camaleones no cambian de color para que coincida con el fondo. Ellos cambian de color como resultado de distintos estados emocionales. Los camaleones cambian de color cuando vencieron a otro camaleón en una pelea. Cambian de color cuando un miembro del sexo opuesto esta a la vista y a veces cambian de color debido a las fluctuaciones de la luz o la temperatura.

La piel de un camaleón contiene varias capas de células especializadas. La alteración del equilibrio entre estas capas hace que la piel refleja diferentes tipos de luz, haciendo una especie de camaleones caminando rueda de colores. Es curioso como la persistencia de la creencia de que cambian de color coincide con el color de fondo. El mito aparece por primera vez en la obra de un escritor griego de entretenidas historias y biografías en maceta. Aristóteles que escribió un siglo antes y es mucho más influyente, había ya, con toda razón, ligada al cambio de color al miedo. Pero ha regresado con una venganza desde entonces y hasta hoy es tal vez la única cosa que la mayoría de la gente piensa que "sabe" sobre los camaleones.

42.

Estudia el anuncio:

 

 

Estás pensando en visitar el teatro de Alla Scala y ahora desea obtener más información. En 1,5 minutos hace cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) Las representaciones actuales

2) Precios

3) La ubicación del teatro

4) Si se puede ir a los camerinos

5) Si tienen un servicio de reserva on-line

 

Tienes 20 segundos para cada pregunta.

43.

Imagina que has tomado varias fotos durante las vacaciones. Elige una foto para comentarla a tu amigo.

 

 

Tienes un minuto y medio para prepararte y dos minutos para la respuesta. Mientras comentas la foto no olvides de mencionar lo siguiente:

 

• cuándo has tomado la foto

• qué/quién está en la foto

• qué está pasando

• por qué has tomado la foto

• por qué has decidido mostrar la foto a tu amigo

 

Debes hablar de forma continuada y empezar por: “Yo he elegido la foto №...”

44.

Estudia las dos fotografías. En 1,5 minutos estará listo para comparar y contrastar las fotografías:

 

• da una breve descripción de las fotos (acción, lugar)

• dice lo que las fotos tienen en común

• dice de qué manera las imágenes son diferentes

• di que tipo de carrera presentado en las fotos prefieres

• explica por qué

 

Tienes que hablar sólo no más de 2 minutos (12-15 oraciones). Tienes que hablar continuamente.