№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 32152

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды. Занесите свои ответы в таблицу.

 

 

1. Creo que tener talento significa ser único e irrepetible.

2. Mi talento deriva de la afición de toda mi vida.

3. Descubrí mi talento en el colegio.

4. Soy capaz de evocar cosas del pasado.

5. La verdad es que no sé si tengo algún talento.

6. Mi talento me ayuda en mi actividad profesional.

7. Opino que el talento se hereda de los padres.

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A) Teresa quiere aprender el idioma árabe por motivos de trabajo.

B) Hace dos años Teresa aprendió un poco de árabe en un centro de idiomas.

C) El curso para intermedios resulta más caro que el para principiantes.

D) Teresa tendrá clases de árabe cuatro días seguidos a la semana.

E) Teresa nunca ha tenido clase con un profesor nativo.

F) Teresa tiene que pagar las clases el martes que viene.

G) Se puede pagar el curso de árabe haciendo una trasferencia bancada.

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

3.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La popularidad de la comida rápida se debe a

 

1) la buena ubicación de sus establecimientos en las grandes ciudades.

2) numerosas campañas publicitarias que promueven el fast food.

3) las propiedades nutritivas y antioxidantes de sus productos.

4.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Algunas personas prefieren comer en restaurantes “fast food” porque

 

1) la alternativa de comer bien resulta algo más incόmoda y costosa.

2) es la única manera de comer sano, equilibrado y rico en unos minutos.

3) el tamaño de las porciones es mucho más grande que en otros sitios.

5.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Según el reportaje, los hábitos alimentarios, entre otras cosas, dependen de

 

1) los factores familiares y psicológicos.

2) el nivel econόmico.

3) la salud y el estado físico.

6.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La gente que frecuenta los establecimientos de comida rápida

 

1) normalmente vive lejos de la parte céntrica de la ciudad.

2) apenas sabe las normas de dietética y nutrición.

3) son en su mayoría mujeres con edades entre 18 y 30 años.

7.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

El jefe de cocina afirma que España tiene

 

1) más cadenas de comida rápida que el resto de los países europeos.

2) el mayor número de personas enganchadas a platos precocinados.

3) tradiciones gastronómicas que reducen la influencia del “fast food”.

8.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

Actualmente los platos de verduras y hortalizas

 

1) son muy populares entre los jóvenes estadounidenses.

2) se preparan exclusivamente con aceite de oliva.

3) están en el menú de varios restaurantes de comida rápida.

9.

Вы услышите репортаж дважды. Выберите правильный ответ 1, 2 или 3.

 

 

La regulación política en el sector de hostelería y alimentación

 

1) promoverá alimentos sanos y asequibles al bolsillo.

2) consolidará y fortalecerá la economía nacional.

3) creará nuevos puestos de trabajo y reducirá el desempleo.

10.

Установите соответствие между заголовками 1–8 и текстами A–G. Запишите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании есть один лишний заголовок.

 

1. El arte de vanguardia

2. Su cuerpo sirve de pincel

3. ¡Visita los mercados municipales!

4. Un proyecto de investigación escolar

5. La elocuencia del cuerpo

6. El arte de tradición europea

7. La ciudad en pantalla

8. Lope, tesoro inagotable

 

 

A. Hasta los veinticuatro años Alvaro Restrepo se encontraba buscando su forma de expresión en el estudio de la filosofía y el piano y de repente la danza llegó a su vida, sorprendentemente, sin ninguna tarjeta de invitación. Aunque parecía que veinticuatro años eran demasiados para iniciarse como bailarín , su espíritu obstinado le ayudó en esa solitaria campaña de expresar con el cuerpo lo que no alcanzó con sus jornadas de poeta, pianista y filósofo.

 

B. Un grupo de estudiantes franceses analiza la evolución de Madrid a través de los espacios de la capital retratados por el cine del siglo XX. Las películas más antiguas como Surcos, de Nieves Conde, sirven para imaginar lugares que ya no existen, tales como el mercado de la plaza de San Ildefonso. Gracias al cine, los estudiantes casi pudieron oír el bullicio de uno de los mercados cubiertos más antiguos de Madrid.

 

C. La artista Heather Hansen ha cautivado a la crítica con su técnica revolucionaria de pintar cuadros. Se trata de impregnar su cuerpo con carbón y realizar figuras sobre el lienzo a partir de sus movimientos. Las líneas del lienzo son fruto de sus gestos, muchas veces impredecibles, por lo que el producto final siempre es una sorpresa. El proceso de creación de sus cuadros tiene un gran poder de convocatoria y cuenta con un amplio público.

 

D. Alejandro García-Reidy, profesor de la Universidad de Syracuse, descubrió en 2010 una comedia de Lope de Vega que llevaba siglos desaparecida. No estaba ni en el remoto sótano de un erudito, ni en las catacumbas de un palacio o de un obispado, llena de polvo y medio comida por los ratones. Estaba donde suelen estar los libros, en una biblioteca. La pieza Mujeres y criados estaba incluida en los catálogos, pero se daba por perdida.

 

E. Cada mañana los mercados de Madrid ponen al alcance de sus clientes una inmensa oferta comercial, con todo tipo de productos de la mejor calidad y al mejor precio. Aves, carnes, pescados, verduras, ultramarinos, artículos de todo tipo y también platos ya elaborados, bares de tapas y restaurantes donde ir a comer. Estos mercados se han convertido en espacios para la experimentación culinaria. Acércate a los mercados de Madrid y descubre mucho más de lo que imaginas.

 

F. George Pusenkoff se formó como artista durante la época de arte independiente en Moscú, durante los años setenta y ochenta. La estructura de casi todas las pinturas de Pusenkoff hace referencia a la relación entre la figura y su pasado. En realidad, esta relación es básica en la tradición artística europea. Estas obras rechazan las orientaciones totalitarias de la vanguardia y hacen resurgir el dilema del arte clásico humanísticamente orientado.

 

G. Lope de Vega es una Institución Educativa plurilingüe con internado, fundada en 1956. La define una clara vocación pedagógica que se extiende a todas sus actividades. Los alumnos del Lope de 4o ESO han comenzado un proyecto nacional, dentro de la asignatura de Trabajo Monográfico de Investigación. En representación de sus compañeros de Secundaria y Bachillerato, analizarán la sociedad, acudirán al Senado y plasmarán sus conclusiones en la ‘Declaración de Principios del Niño’.

 

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

 

ISLA PARADISÍACA

 

La sola mención de Cuba evoca mestizaje, mar, montaña, sangre ardiente, ritmo, ron, tambores y verbo sincero. Es el centro de convenciones y sala de conciertos por excelencia. Visitar esta isla le A________________ patriotismo, origen y asiento de linaje culto y brazos abiertos.

Posee un encanto muy particular al que es imposible resistirse: es alegre, locuaz y con gran sentido del humor. Su gente es amistosa y solidaria, además de В____________________. Otro rasgo particular es que la música y el baile forman parte de su vida cotidiana.

La cultura de Cuba es una combinación de tradiciones españolas y africanas, sincretismo que se aprecia claramente en la música, cuya mezcla de la guitarra española con el tambor africano le С______________ , como la rumba y el son. Sus ritmos folklóricos, como el punto, el zapateado y la guajira, tienen una gran influencia de la música europea.

La vida nocturna en la ciudad de La Habana es muy movida, una vorágine de ritmos salseros y boleros, de música en vivo, bares, discotecas y cabarets, para D________________ . La música en vivo es una constante en la isla y se llevan a cabo gran cantidad de presentaciones de grupos de jazz y salsa que no se debe perder.

Hoy día se vive un nuevo boom de la misma, resultado del redescubrimiento, al menos a nivel comercial y de los grandes circuitos de la música, de E______________________ va desde la denominada salsa, hasta la música electroacústica. Figuras como Beny Moré, Celia Cruz son tal vez muestra de la diversidad y riqueza de esta música, que es considerada por algunos, F___________________ popular contemporánea.

 

1. como una de las fuentes más importantes de la música

2. todos los presupuestos y para todos los gustos

3. como una perla caribeña en el mar de las Antillas

4. resultará inolvidable por el calor humano y orgulloso

5. confiere los ritmos más distintivos

6. lo que es un pujante movimiento musical que

7. hospitalaria y servicial con todos los que visitan la isla

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

Pedro no entendía el significado de las fiestas navideñas porque …

 

1) era demasiado pequeño para comprenderlo.

2) sus padres no solían celebrar fiestas en casa.

3) las condiciones de su vida no permitían celebrarlas.

4) sus padres no se lo habían explicado debidamente.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

13.

¿Por qué Pedro se apenaba con la llegada de la Navidad?

 

1) Lamentaba que las fiestas no duraran todo el año.

2) Nunca pudo probar el pastel navideño con frutas.

3) Lo asustaba la ciudad demasiado iluminada.

4) Papá Noel siempre se olvidaba de traer un obsequio para él.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

14.

Según los padres de Pedro, su familia vivía en tanta miseria …

 

1) porque no conseguían trabajo bien remunerado.

2) porque en la vida había poca justicia y mucha desolación.

3) ya que ellos no aprovecharon sus oportunidades.

4) por culpa de la crisis económica mundial.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

15.

Pedro entró en la catedral por primera vez porque …

 

1) quería hacerle preguntas al sacerdote.

2) hacía tiempo que se proponía hacerlo.

3) lo maravilló cómo estaba engalanada.

4) su intuición le decía que debía actuar así.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

16.

La mayor sorpresa que se llevó Pedro en la iglesia fue …

 

1) el gordo sacerdote con cara de buena gente.

2) encontrar a un recién nacido bebé dejado en la cuna.

3) ver las figuritas de Papá Noel y de sus ciervos.

4) el belén con un muñeco que parecía real.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

17.

El sacerdote de la parroquia le propuso a Pedro …

 

1) que viniera con su familia para celebrar juntos la cena navideña.

2) que le ayudara a adornar la iglesia.

3) que volviera una vez terminadas las fiestas.

4) que se quedase en la iglesia para asistir a la misa festiva.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

18.

Al final de la historia, Pedro concluyó que …

 

1) sólo los sacerdotes comprendían la importancia de la Navidad.

2) la Navidad estaba por encima de adornos y regalos.

3) el niño pobre no tenía nada que ver con la fiesta.

4) nadie entendía el verdadero significado de la fiesta navideña.


La Navidad de Pedro

 

¿De qué se trataba la Navidad? Viviendo en la calle, comiendo lo que podía y nunca lo suficiente, vistiendo ropa rota, era difícil contestar esa pregunta. Para Pedro muchas cosas eran difíciles de entender: por qué su familia dormía bajo un puente, por qué él no estudiaba, por qué revolvían los contenedores de basura en busca de comida.

Cuando llegaba la época de Navidad, lo invadían tristeza, asombro, dolor y sobre todo desconcierto. Lo maravillaba ver la ciudad llena de luces, vitrinas con ciervos, duendes y un señor gordo y con cara de bueno que llevaba regalos a todos los niños, menos a él. ¿Sería que la Navidad no era para todos? ¿Se trataría de dinero nada más?

Había escuchado que se celebraba el nacimiento de un niño que había sido pobre, pero los brillos, los adornos, los arbolitos cargados de regalos le hacían dudar de que aquello fuera cierto. Caminaba por las calles deteniéndose en cada vidriera, en las jugueterías, en las confiterías que ofrecían altos panes llenos de frutas que parecían exquisitas, pero que jamás había probado.

Les preguntó muchas veces a sus padres por qué vivían como vivían y escuchó hablar de injusticia, de desigualdad, de mala suerte. También escuchó hablar de dolor, desilusión, tristeza y abandono. Y un día, decidió no preguntarles más. Quería adivinar de qué se trataría realmente esa gran fiesta.¿Se trataba sólo de colores, adornos y sabores? Algo en su corazón le decía que no, porque el corazón de Pedro no sabía de pobreza y para sentir no necesitaba dinero, ni ropa, ni siquiera comer bien. “Algo más tiene que haber”, pensaba el pequeño y estaba dispuesto a averiguarlo.

La víspera de Navidad Pedro vagó más que nunca por la calle y de pronto reparó en una construcción a la que antes no se había atrevido a entrar: era una iglesia. Su corazón no lo engañaba, algo le decía que hoy debía entrar en ese lugar, que no vestía adorno ninguno, que era austero y hasta viejo, pero que tenía una belleza propia difícil de explicar.

No bien entró, encontró muchas respuestas a sus tantas preguntas: vio un pequeño muñeco que yacía en una especie de cuna pobre, muy pobre (y Pedro conocía bien la pobreza). No vio lujos, ni adornos, tampoco al señor gordo con cara de bueno, sólo vio al niño pobre, tan pequeño como se lo había imaginado y casi real. Y algo le dijo que sí, que ése era el niño pobre que iba a nacer.

Le sorprendió tanta sencillez y tanta paz que nada tenían que ver con el bullicio típico de la ciudad en esa época. El niño en esa especie de catre lo maravilló más, mucho más que las vidrieras y las luces.

— Bienvenido –escuchó el pequeño y se sobresaltó. No estaba muy acostumbrado a que le dieran la bienvenida. –¿Cómo te llamas? –preguntó el párroco de la iglesia.

— Pedro –contestó el niño — ¿y él? — preguntó Pedro señalando al pesebre.

— Él se llama Jesús –contestó sonriente el sacerdote.

— ¿Tienes familia? ¿Quieres decirles que vengan?

Pedro no lo dudó, llevó a los suyos al cálido albergue de esa iglesia que sin lujos ni árboles de Navidad, honraban a un niño recién nacido. Y mientras el sacerdote les contaba acerca de la Navidad, les dio de cenar y compartieron todos la mesa, con manjares sencillos, pero que para la familia fueron inolvidables.

Y en el abrigo de esa iglesia, en la calidez de esa mesa compartida, y en el cariñoso abrazo de ese sacerdote, Pedro y su familia aprendieron de qué se trataba la Navidad. Y Pedro supo que siempre había tenido razón, que la Navidad era infinitamente más que luces y panes con frutas.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово TRABAJAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

LA ARAÑA PRESUMIDA

 

Un pequeño gusano que fabricaba un hilo de repente oyó una risilla. Era una araña vanidosa que le dijo:

— Yo que tú, no seguiría __________________ con el hilo.

Déjalo y diviértete con la contemplación de mi obra, que es tan difícil como bella.

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ELLA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

— Amiga mía, tu tela no sirve para nada, pues __________________ deshace un soplo de viento.

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово RESISTIR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

En cambio, el hilo que yo hago en adelante __________________ el tiempo. No sirve lo que se hace pronto, sino lo que se hace bien.

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово VER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

PERRO PEREZOSO

 

Un herrero tenía un perro que no hacía sino comer y dormir.

— Recientemente __________________ que, aunque nunca te llamo, bien pronto acudes a la mesa puesta.

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ESTAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Y lo que me maravilla es que en la fragua jamás __________________ presente.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово LARGARSE так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Así que, amigo mío, no podremos seguir así, yo, trabajando, y tú, viviendo como un conde. ¡__________________ de mi

casa! — le dijo un día y lo echó a la calle.

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово COMPRENDER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Sólo entonces el perro __________________ que en ese mundo todos y cada uno debía llevar su propia carga, más o

menos pesada.

26.

Образуйте от слова MAGIA однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

Viajes-sueños de Ramona

 

 

Ramona continuó soñando con los sitios reales que veía en sus libros, y con los sitios __________________ que le regalaba el ángel a través de la almohada de los sueños.

27.

Образуйте от слова DESPERTAR однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

A veces soñaba dormida, y a veces__________________.

28.

Образуйте от слова FASCINACIÓN однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

A ella no le ilusionaba desplazarse al pasado o al futuro, su tiempo era el presente. Sabía que lo actual resultaba tan__________________, tan variado y tan inexplorado aún, que los años de su vida no le alcanzarían para recorrerlo todo.

29.

Образуйте от слова EXPERIMENTADO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Ramona no se conformaba con ser sólo una turista pasiva, su deseo era __________________ cómo se vivía en cada lugar de la Tierra.

30.

Образуйте от слова IMAGEN однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Y es que a Ramona le sobraba__________________. Ella se empeñaba en dirigir su mente para escoger con qué soñar.

31.

Образуйте от слова HONESTO однокоренное слово так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

«Tú pediste cien monedas a la lavandera por haber robado tu pan sin haber probado ni un bocado y tú te lo has cobrado con el ruido de las monedas». La multitud estalló en una carcajada y aclamó la __________________ del juez.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) por eso

2) pues

3) como

4) porque


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) venían

2) llegaban

3) presenciaban

4) asistían


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) se tragó

2) se truncó

3) se trabó

4) se tapó


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) en

2) al fondo

3) encima

4) dentro


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) contarles

2) decirles

3) charlarles

4) hablarles


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) agarraba

2) llenaba

3) tocaba

4) atravesaba


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) faltaba

2) estaba

3) había

4) era


El lago de los monstruos

 

En un bosque había un lago oscuro en el que vivía un monstruo que se llamaba Monsta.

Monsta se había comido todos los monstruos que vivían en el lago y a todos los niños que se acercaban a la orilla, y 32 ______ tenía una barriga enorme y redonda, de modo que para moverse mejor, tenía que agarrarse a las ramas de los árboles.

Monsta estaba hambriento, pues ya no había nada que comer: los niños ya no 33 ______ a la orilla del lago porque tenían miedo.

Pero un día, un grupo de niños estaba jugando al fútbol cerca del lago y un niño tiró la pelota al agua. Monsta, que cada día tenía más hambre, miró a esa cosa redonda, pensó que se la podría comer y 34 ______ la pelota.

Entonces, los monstruos y los niños que estaban 35 ______ de la barriga, empezaron a jugar al fútbol, la barriga empezó a hincharse hasta que por fin se reventó.

Entonces todos los monstruos salieron fuera de la barriga y todos los niños se fueron corriendo a sus casitas a 36 ______ a sus padres todo lo que había pasado.

La barriga de Monsta se hizo pequeña y no 37 ______ el suelo. Podía caminar libremente y pensó: “Ya no voy a comer a nadie más”.

Y desde ese momento, Monsta sólo comía las frutas de los árboles que había cerca del lago. Como 38 ______ más monstruos en el lago, empezó a jugar con ellos. Y cuando los niños se acercaban a la orilla del lago, Monsta les daba un paseo por el lago en su enorme cola.

39.

Ha recibido una carta de su amigo español Ramón que escribe:

 

… Para el mes que viene habré cambiadode colegio para que caiga más cerca de donde vivo ahora. Debo confesar que estoy preocupado porque tendré que hacer nuevas amistades, pues soy muy tímido. ¿Qué harías para establecer buenas relaciones con nuevos compañeros?¿Te pones a hablar con la gente desconocida con facilidad? ¿Tienes muchos amigos?

… El nuevo profesor ya me ha encargadohacer un informe sobre los mamíferos marítimos en vía de extinción …

 

Escriba la carta de respuesta contestando las preguntas de Ramón. Al final de la carta formule 3 preguntas al amigo español acerca de su informe. Escriba 100–140 palabras. Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Estudiar en línea es mejor que el aprendizaje presencial.

2. Muchos creen que las rebajas son una buena ocasión para adquirir un producto necesario a bajo precio...

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

− exponga el problema parafraseando el enunciado;

− exponga su opinión personal y aduzca 2–3 argumentos para sostenerla;

− exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

− muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

− elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con su amigo. Has encontrado el material interesante para la presentación y quieres leer este texto a su amigo. Tienes 1,5 minutos para leer el texto en voz baja, luego estarás listo para leerlo en voz alta. No tendrás más de 1,5 minutos para leerlo.

 

Así como el mercurio, galio y francio todos pueden ser líquidos a temperatura ambiente. Galio fue descubierto por el químico francés en 1875. Fue el primer elemento nuevo para confirmar la predicción de Dmitri Mendeleev de la tabla periódica. El galio se utiliza principalmente en los microchips, debido a sus extrañas propiedades electrónicas. Los reproductores de CD también hacen uso de él, porque cuando se mezcla con el arsénico se transforma una corriente eléctrica directamente en luz láser.

Francio es uno de los elementos más raros. Se ha calculado que sólo hay cada vez treinta gramos de la misma presente en la Tierra. Esto es porque es tan radiactivo que rápidamente se desintegra en otros elementos, más estables. Así que es un metal líquido, pero durante poco tiempo — unos segundos como máximo. Fue el último elemento que se encuentra en la naturaleza. Estos elementos son líquidos a temperaturas inusualmente bajas para los metales debido a la disposición de los electrones en sus átomos hace que sea difícil para ellos para conseguir lo suficientemente cerca entre sí.

42.

Estudia el anuncio:

 

 

Estás pensando en visitar el fitness club y ahora desea obtener más información. En 1,5 minutos hace cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) Tarjeta del cliente

2) Entrenamientos personales

3) Las horas de trabajo

4) Si tienen programas de aumento de músculos

5) Pases de invitados

 

Tienes 20 segundos para cada pregunta.

43.

Imagina que mientras viajabas durante tus vacaciones tomaste algunas fotos. Elija una foto para presentarla a tu amigo.

 

 

Tendrás que empezar a hablar en 1,5 minutos y hablar unos 2 minutos (12-15 oraciones). En su charla recuerde hablar sobre:

 

• cuando te tomaste la foto

• qué / quién está en la foto

• que está sucediendo

• ¿Por qué te tomaste la foto

• por qué decidiste mostrar la imagen a tu amigo

 

Tienes que hablar continuamente, empezando con: "He elegido la foto número ...".

44.

Observa las dos fotografías. Dentro de un minuto y medio tienes que comparar y contrastarlas:

 

— describe las fotos brevemente (acción, lugar)

− di qué tienen en común las dos fotos

− di en qué se diferencian

− сomenta cuál de estas dos actividades preferirías hacer en las vacaciones

− y explica por qué

 

Tienes dos minutos para la respuesta (12-15 frases). Debes hablar de forma continua.