№№ заданий Пояснения Ответы Ключ Добавить инструкцию Критерии
Источник Раздел кодификатора ФИПИ
PDF-версия PDF-версия (вертикальная) PDF-версия (крупный шрифт) PDF-версия (с большим полем) Версия для копирования в MS Word
Вариант № 32154

1.

Вы услышите 6 высказываний. Установите соответствие между высказываниями каждого говорящего A–F и утверждениями, данными в списке 1–7. Используйте каждое утверждение, обозначенное соответствующей цифрой, только один раз. В задании есть одно лишнее утверждение. Вы услышите запись дважды.

 

 

1. Me he enterado de que viene la temporada de tormentas.

2. Me parece que el mes de abril ha resultado muy cálido.

3. Según yo hemos vivido un invierno anormalmente frío.

4. Creo que el cambio climático está provocado por el hombre.

5. Soy miembro de una famosa asociación ecologista.

6. Pienso que el calentamiento global no existe.

7. Estoy totalmente en contra de la tala de árboles.

 

ГоворящийABCDEF
Утверждение

2.

Вы услышите диалог. Определите, какие из приведённых утверждений А–G соответствуют содержанию текста (1 – Verdadero), какие не соответствуют (2 – Falso) и о чём в тексте не сказано, то есть на основании текста нельзя дать ни положительного, ни отрицательного ответа (3 – No se menciona). Занесите номер выбранного Вами варианта ответа в таблицу. Вы услышите запись дважды.

 

 

A) Javier ha regresado de la agencia de viajes muy contento.

B) Ana ha encontrado en Internet opiniones de la gente que ya ha viajado en tren.

C) De todas las ciudades europeas, a Ana le gustaría más visitar París y Roma.

D) Javier cree que no tendrán tiempo para visitar Grecia.

E) Los jóvenes han elaborado el itinerario de su futuro viaje.

F) El billete flexible para 22 días viene a costar 239 euros.

G) Ana y Javier buscan trenes nocturnos para gastar menos en alojamiento.

 

Запишите в ответ цифры, расположив их в порядке, соответствующем буквам:

ABCDEFG
       

 

1) Verdadero

2) Falso

3) No se menciona

3.

 

Según el reportero, la adicción a las compras es un trastorno que …

 

1) afecta a la mayor parte de la población.

2) se calla por las razones éticas.

3) es inadvertido en la sociedad.

4.

 

María cree que hacer compras es …

 

1) un peso que recae sobre la mujer.

2) un mal que afecta a muchos.

3) una actividad habitual.

5.

 

José explica que un comprador compulsivo …

 

1) no puede resistir a su deseo de comprar.

2) siempre paga con una tarjeta de crédito.

3) suele ir de compras acompañado.

6.

 

José está seguro de que los compradores compulsivos …

 

1) habitualmente pierden amistades.

2) tienen otros problemas psicológicos.

3) tienen controlada su adicción.

7.

 

María cree que la situación ha mejorado debido …

 

1) a las campañas de sensibilización.

2) a la atención de los parientes.

3) al empeoramiento del estado económico.

8.

 

José explica que si un adicto a las compras no tiene dinero para comprar algo …

 

1) intenta robar el artículo que le gusta.

2) consigue el dinero donde sea.

3) se toma algún tiempo para pensar.

9.

 

Al efectuar la compra un comprador compulsivo …

 

1) siente arrepentimiento.

2) devuelve la compra.

3) acude a la ayuda profesional.

10.

Установите соответствие между текстами A–G и заголовками 1–8. Занесите свои ответы в таблицу. Используйте каждую цифру только один раз. В задании один заголовок лишний.

 

 

1. Cada cosa a su tiempo

2. Ayuda en la formación del carácter

3. Consejos médicos

4. Maltrato de animales

5. Escoger correctamente

6. Convivencia que cura

7. Modelo a seguir

8. ¿Es mejor en compañía?

 

A. Los psicólogos infantiles están posicionando a las mascotas como punto cardinal en la educación familiar. La mascota, sobre todo, los perros, se consideran como una de las bases más sólidas para enseñar a los niños la responsabilidad, la capacidad de sacrificio, enriqueciendo su personalidad. Las mascotas son ya parte importante en la vida de los niños y, en la mayor parte de los casos, su cuidado y tutela es una experiencia positiva para todos los miembros de la familia.

B. Los efectos beneficiosos comienzan con la propia elección de la mascota. Lo primero que deben tener en cuenta los adultos es que la elección de la mascota es una experiencia positiva, una muestra de convivencia global de la familia. Junto con la raza, los padres han de valorar el tamaño de la vivienda, los horarios de los familiares, las obligaciones que asume cada uno. En suma, todos los miembros de la familia deben compartir las obligaciones que llegan al hogar con el animal.

C. La forma en la que los padres cuiden de los animales será un ejemplo que los niños seguirán al pie de la letra. Lo primero que deben hacer los adultos es dar a conocer a sus hijos todas las necesidades que tiene el animal. Tienen que explicar a sus hijos que las mascotas necesitan alimentación, cuidados corporales y manifestaciones de cariño. Los pequeños aprenden a ser dueños responsables de una mascota simplemente observando el comportamiento de sus padres.

D. Uno de los impedimentos más comunes para tener una mascota es que uno de los miembros de la familia sufre de asma o alergia. Si alguien está pensando en comprar un animal y no sabe si su hijo es alérgico, es conveniente que consulte

al pediatra para que le hagan una prueba de alergia. Sin embargo, los que padecen de este problema pueden tener una mascota, pero deberán elegirla cuidadosamente. Algunos animales no son alérgenos y podrían ser ideales para la familia.

E. Según muchas encuestas, más del 70 por ciento de los dueños de mascotas aseguran que nunca o muy rara vez se sienten solos, y las probabilidades de alcanzar el nivel recomendable de actividad física por semana son hasta siete veces más altas entre las personas que tienen perros y que caminan con ellos cinco o más veces a la semana. Los dueños de perros sumaban 55 minutos más de actividad física total a la semana que las personas que no tenían perros.

F. Tener una mascota no sólo significa diversión. Las investigaciones han demostrado que convivir con un animal puede brindarnos una mayor felicidad general, reducir nuestro estrés, motivarnos para hacer más ejercicio y mejorar nuestra calidad de vida. Las mascotas incluso pueden disminuir la presión arterial alta y reducir el número de enfermedades. Los dueños de animales acuden a consultas médicas hasta 15% menos que las personas que no tienen mascotas.

G. Es importante la edad del niño en el momento de elegir una mascota. Se puede iniciar desde los 4 años con mascotas que requieran poca atención como los peces. A partir de los 6 años ya serán capaces de ayudar en el cuidado de animales con mayores necesidades, como los perros de raza pequeña, mediante tareas más complejas como la alimentación. Sin embargo, la responsabilidad primordial recaerá sobre los padres y el niño podrá asistir con ciertos cuidados.

 

ТекстABCDEFG
Заголовок

11.

Прочитайте текст и заполните пропуски A–F частями предложений, обозначенными цифрами 1–7. Одна из частей в списке 1–7 — лишняя. Занесите цифры, обозначающие соответствующие части предложений, в таблицу.

 

Las ciudades más españolas de México

 

En 1521 Hernán Cortés entró en México dando paso a la creación del virreinato de Nueva España. Desde entonces y hasta su independencia en 1821, el intercambio cultural entre los dos territorios A _______________________ día. Merece la pena recorrer Mérida, Puebla, Guanajuato, Durango y Morelia para contemplar la huella de nuestros antepasados.

Mérida, capital del Estado de Yucatán, es una de las ciudades más importantes de México y, a parte de por su cultura y modernidad, destaca por su historia y belleza arquitectónica. Llamada «la Blanca Mérida», varios de sus edificios B _______________________ caliza y blanca de pirámides prehispánicas.

Puebla C _______________________ con cinco siglos de presencia colonial. Una leyenda cuenta que un ángel elevó la campana a lo alto de la catedral, motivo por el que se conoce al lugar como Puebla de los Ángeles. Guanajuato fue construida entre los siglos XVI y XVIII. Rodeada por las montañas de la Sierra de Guanajuato, su sobrenombre, «lugar de las ranas», D _______________________ la forma de su terreno montañoso era similar al de ese anfibio.

Durango es famosa por su entorno natural y sus edificios coloniales. Cuenta con una amplia riqueza de recursos E _______________________, los motivos por los que atrajo a los colonizadores a mitad del siglo XVI.

La arquitectura de Morelia atrapa la vista. El monumento más distintivo es su acueducto de 253 arcos. Menos conocida es la Alhóndiga, que F _______________________ Corte. Morelia se distingue por sus museos, galerías y cafés llenos de vida. Aquí se vive la tradición al máximo.

 

1. coloniales se construyeron con la piedra

2. combina las ventajas de una ciudad moderna

3. internacionales preferidos por los españoles

4. se debe a que para los primeros habitantes

5. fue un granero y hoy es la sede de la

6. naturales, tales como minerales y madera

7. fue tan enorme que perdura hasta hoy en

 

ПропускABCDEF
Часть предложения

12.

¿Cómo caracterizó el protagonista su idea de celebrar el décimosexto cumpleaños?

 

1) Era una locura.

2) Era un proyecto extraordinario y placentero.

3) Era una total desgracia.

4) Era un plan raro, pero condenado al éxito.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

13.

¿Cómo pasaron las últimas citas del protagonista con Clara?

 

1) De manera distendida para el protagonista.

2) En un ambiente muy seco y hostil para el protagonista.

3) Siempre estaban supervisadas por Bernarda, una de las amigas de Clara.

4) Bajo total custodia de los familiares de Clara.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

14.

¿Cómo se describe en el texto el maestro Neri?

 

1) Era un hipócrita que tenía aire artistocrático y elegante.

2) Era una persona simpática que les caía bien a todos que lo conocían.

3) Era un artista talentoso, parecido a Mozart.

4) Era una persona aduladora y servil.,


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

15.

¿Cómo se relacionaban el maestro y el protagonista?

 

1) Estaban dispuestos a matarse uno al otro en cuanto se vieran.

2) Sentían bastante hostilidad que no perdían ocasión de profesar.

3) Se comunicaban como un maestro y un alumno.

4) No soportaban uno al otro y evitaban los encuentros.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

16.

¿Con qué sentimientos abandonaba el protagonista la casa de Clara?

 

1) Cólera e indignación.

2) Sumisión y humildad.

3) Cansancio y fatiga.

4) Frustración y fracaso.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

17.

¿Cómo reaccionó el protagonista a la noticia de que Clara y don Barceló no venían a celebrar su cumpleaños?

 

1) Se sintió traicionado y se enojó mucho.

2) Lloró de pena por sí mismo.

3) Le invadió la tristeza.

4) Se sintió débil y amargado.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

18.

¿A donde fue el protagonista al salir de casa el día de su cumpleaños?

 

1) A vagabundear por la ciudad.

2) A visitar los lugares conocidos.

3) Al puerto.

4) A la cita con el desconocido.


Прочитайте текст и выполните задания А15-А21. В каждом задании обведите цифру 1, 2, 3 или 4, соответствующую выбранному вами варианту ответа.

 

El día de mi dieciséis cumpleaños conjuré la peor de cuantas ocurrencias funestas había alumbrado a lo largo de mi corta existencia. Por mi cuenta y riesgo, había decidido organizar una cena de cumpleaños e invitar a Barceló, a la Bernarda y a Clara. Mi padre opinaba que aquello era un error.

— Es mi cumpleaños — repliqué cruelmente. Trabajo para ti todos los demás días del año. Al menos por una vez, dame el gusto.

— Haz lo que quieras.

Los meses precedentes habían sido los más confusos de mi extraña amistad con Clara. Ya casi nunca leía para ella. Clara rehuía sistemáticamente cualquier ocasión que implicase quedarse a solas conmigo. Siempre que la visitaba, su tío estaba presente fingiendo leer el diario, o la Bernarda se materializaba trajinando por el foro y lanzándome miradas de soslayo. Otras veces, la compañía venía en forma de una o varias de las amigas de Clara. Yo las llamaba las Hermanas Anisete, siempre tocadas de un recato y un semblante virginal, patrullando las proximidades de Clara con un misal en la mano y una mirada policial que mostraba sin tapujos que yo estaba de sobra, que mi presencia avergonzaba a Clara y al mundo. El peor de todos, sin embargo, era el maestro Neri, cuya insausta sinfonía seguía inconclusa. Era un tipo atildado, un niñato de San Gervasio que pese a dárselas de Mozart, a mí, rezumando brillantina, me recordaba más a Carlos Gardel. De genio yo sólo le encontraba la mala baba. Le hacía la rosca a don Gustavo sin dignidad ni decoro, y flirteaba con la Bernarda en la cocina, haciéndola reír con sus ridículos regalos de bolsas de peladillas y pellizcos. Yo, en pocas palabras, le detestaba a muerte. La antipatía era mutua. Neri siempre aparecía por allí con sus partituras y su arrogante ademán, mirándome como si fuese un grumetillo indeseable y poniendo toda clase de reparos a mi presencia.

— Niño, ¿tú no tienes que irte a hacer los deberes?

— ¿Y usted, maestro, no tenía una sinfonía que acabar?

Al final, entre todos podían conmigo y yo me largaba cabizbajo y derrotado, con el alma helada, deseando haber tenido la labia de don Gustavo para poner a aquel engreído en su sitio.

El día de mi cumpleaños el señor Barceló se había tenido que ausentar de la ciudad y Clara se había visto obligada a cambiar la hora de su clase de música con el maestro Neri.

Bajé las escaleras con furia, sintiendo los ojos rebosando lágrimas de ira al salir a la calle bañada de luz azul y de frío. Llevaba el corazón envenenado y la mirada me temblaba. Eché a andar, ignorando al extraño que me observaba inmóvil desde la Puerta del Ángel. Vestía el traje oscuro, su mano derecha enfundada en el bolsillo de la chaqueta. Sus ojos dibujaban briznas de luz a la lumbre de un cigarro. Cojeando levemente, empezó a seguirme.

Anduve callejeando sin rumbo durante más de una hora hasta llegar a los pies del monumento a Colón. Crucé hasta los muelles y me senté en los peldaños que se hundían en las aguas tenebrosas junto al muelle de las golondrinas. Recordé los días en que mi padre y yo hacíamos la travesía en las golondrinas hasta la punta del espigón. Desde allí podía verse la ladera del cementerio en la montaña de Montju'ic y la ciudad de los muertos. A veces yo saludaba con la mano, creyendo que mi madre seguía allí y nos veía pasar. Mi padre repetía mi saludo. Hacía ya años que no embarcábamos en una golondrina, aunque yo sabía que él a veces iba solo.

19.

Преобразуйте, если это необходимо, слово JUGAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

Regalos de amor

 

 

Pasando por un pueblo vi a unos niños jugar al fútbol sin zapatos. Me detuve, bajé del auto y se me ocurrió jugar un rato con ellos, como cuando era niño. Los niños __________________ conmigo una hora

20.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PLANEAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

y les ofrecí más de lo que yo mismo __________________ al verlos. Además del calzado, les regalé el equipo completo de fútbol. No puedo explicar lo bien que me sentí.

21.

Преобразуйте, если это необходимо, слово HACER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Mis padres me han dicho siempre que, ayudando a alguien, que lo __________________ bien. Ahora mis hijos y yo una vez al mes vamos a aquel lugar llevando algo que los niños puedan compartir.

22.

Преобразуйте, если это необходимо, слово ELLA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

El bistec pequeño

 

 

Tres señores entraron en un restaurante donde pidieron carne. Al poco rato el camarero trajo una bandeja con tres bistecs y __________________ puso sobre la mesa.

23.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PEQUEÑO так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Pero los bistecs no eran iguales, había dos grandes y uno de __________________ tamaño.

24.

Преобразуйте, если это необходимо, слово TRES так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

Como dos señores se sirvieron bistecs grandes, el __________________ se indignó y dijo:

25.

Преобразуйте, если это необходимо, слово COGER так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

— Caballeros, ustedes no tienen educación. Si yo fuera el primero, __________________ el bistec pequeño.

— Por eso se lo dejamos — le contestaron los otros.

26.

Преобразуйте, если это необходимо, слово GRANDEZA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA CANTARA MAGICA

Un labrador araba su campo. De repente, la reja del arado tropezó contra un objeto duro. Era una __________________ cántara de barro. El labrador la llevó a su casa.

27.

Преобразуйте, если это необходимо, слово MERCANCÍA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA CANTARA MAGICA

Un día el labrador se preparaba para ir al _______________________ . Pasó delante de la cántara, y dejó caer en ella unas monedas. Cuando las sacó vio en el fondo otras. Y así repitió varias veces.

28.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PRODUCIR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA CANTARA MAGICA

Comprendió que la cántara era mágica y podía __________________ lo que se sacaba de ella. El labrador se hizo rico. Mandó a su mujer no contar a nadie su secreto pero ella lo contó a su amiga.

29.

Преобразуйте, если это необходимо, слово CIMA так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

UN CACHORRO Y UN TIGRE

El cachorro vio al tigre volver rápidamente a por él con el mono sentado _________ y pensó:

— ¡Ah, mono traidor! ¿Y qué hago ahora?

30.

Преобразуйте, если это необходимо, слово POPULAR так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA CANTARA MAGICA

Los vecinos contaron a todo el ________________________ lo sucedido.

Al oírlo, el padre del juez le criticó diciendo que echaba por los suelos su honra. El juez contestó: "Es una cántara mágica. Ven y lo verás."

31.

Преобразуйте, если это необходимо, слово PASO так, чтобы оно грамматически соответствовало содержанию текста.

 

 

LA CANTARA MAGICA

Le mostró la cántara. Echando y sacando monedas, tanto se inclinó el viejo, que se cayó dentro.Cuando el hijo lo sacó, vio en el fondo a un padre más. Lo sacó; y vio a un tercero... Así el mal juez tuvo que _______________________ la vida sacando a padres de la cántara.

32.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) Usando

2) Aprovechando

3) Manejando

4) Ocasionando


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

33.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) pasear

2) pasar

3) viajar

4) recorrer


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

34.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) efecto

2) fin

3) seguida

4) actualidad


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

35.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) expone

2) encierra

3) esconde

4) encima


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

36.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) medios

2) instrumentos

3) logros

4) fuerzas


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

37.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) con

2) por

3) sin

4) al


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

38.

Вставьте пропущенное слово:

 

1) respaldó

2) remarcó

3) resistió

4) rechazó


Dignidad

 

Connie tenía una verdadera manía por conocer todas las riquezas que encierra nuestro país. 32 ______ los fines de semana, organizábamos verdaderos viajes turísticos para ir descubriendo las bellezas de nuestra tierra. Comenzamos por 33 ______ los lugares interesantes cercanos a Madrid: castillos, monasterios, pueblos y ciudades, en 34 ______, todas las maravillas que 35 ______ Castilla y

que para mí eran casi desconocidas.

En una de estas excursiones, nos acompañó un matrimonio americano, amigos nuestros. El marido, Bob Stuntz, era un conocido periodista. La mujer, que también se llamaba Connie, era encantadora. Los dos hablaban bien el castellano, pues habían pasado varios años en Cuba.

Al salirnos de la carretera para comer, se nos atascó el coche en un prado al salir de la carretera para comer. No pudimos sacarlo con nuestros propios 36 ______ y, en un pequeño pueblo cercano, pedimos ayuda al primer campesino que encontramos. Cuando le explicamos lo que nos sucedía, cogió dos grandes tablones y se dirigió hacia nuestro auto, 37 ______ dejar que le ayudásemos. Después de bastantes esfuerzos, logramos sacar el coche.

Cuando se despedía de nosotros, Bob sacó un billete de cinco duros y se lo quiso dar. El campesino, con una dignidad que no admitía discusión, 38 ______ el dinero y se despidió deseándonos buen viaje, con una nobleza que nos dejó sorprendidos y que tanto admiraron los americanos.

39.

Ha recibido una carta de su amiga española Marisa que escribe:

 

... Mis padres me han regalado un gato. Me gustan mucho los gatos porque son muy cariñosos y muy fieles a su amo. Además son divertidos y juguetones...

¿Cuál es tu animal favorito, y por qué? ¿Tienes algún animal en casa?¿Qué animales prefieren tener en casa los rusos?

... Sabes, mañana voy de excursión a Salamanca ...

 

Escriba la carta de respuesta contestando las preguntas de su amiga Marisa. Al final de la carta formule 3 preguntas a la amiga española acerca de su viaje de excursión. Escriba 100−140 palabras. Recuerde las reglas de escribir cartas personales.

40.

Выберите только ОДНО из двух предложенных высказываний и выразите своё мнение по предложенной проблеме согласно данному плану.

 

Comente uno de los temas que se proponen.

 

1. Hay que prohibir a los alumnos llevar el teléfono móvil al colegio.

2. El calentamiento global es un mito inventado por ecologistas.

 

¿Qué opinión tiene usted y por qué? Escriba 200–250 palabras.

 

Escriba según el plan:

— еxponga еl problеma parafrasеando еl еnunciado;

— еxponga su opinión pеrsonal y aduzca 2–3 argumеntos para sostenerla;

— exponga una opinión contraria y aduzca 1–2 razones al respecto;

— muestre su desacuerdo con las afirmaciones anteriores y explique por qué usted no las acepta;

— elabore una conclusión reafirmando su opinión.

41.

Imagina que estás preparando un proyecto con su amigo. Has encontrado el material interesante para la presentación y quieres leer este texto a su amigo. Tienes 1,5 minutos para leer el texto en voz baja, luego estarás listo para leerlo en voz alta. No tendrás más de 1,5 minutos para leerlo.

 

La mitad de los seres humanos que han muerto, quizás tanto como 45 mil millones de personas, han sido asesinados por las hembras de los mosquitos. Los mosquitos son portadores de más de un centenar de enfermedades potencialmente mortales como la malaria, la fiebre amarilla y la elefantiasis. Incluso hoy en día, matan a una persona cada doce segundos. Sorprendentemente, nadie tenía la menor idea de que los mosquitos eran peligrosos hasta el final del siglo XIX. En 1877, el médico británico Sir Patrick Manson demostró que la fiebre amarilla era causada por la picadura de mosquitos.

Diecisiete años más tarde se le ocurrió que la malaria también puede ser causada por los mosquitos. Animó a su alumno Ronald Ross para probar la hipótesis. Ross fue la primera persona para mostrar cómo las hembras de los mosquitos transmiten el parásito. Manson hizo mejor. Para demostrar que la teoría trabajó para los seres humanos, el cientifico infectó a su propio hijo — con ayuda de mosquitos llevadas en la valija diplomática de Roma.

42.

Estudia el anuncio:

 

 

Estás pensando en pasar una noche en el hotel y ahora desea obtener más información. En 1,5 minutos hace cinco preguntas directas para averiguar lo siguiente:

 

1) Número de habitaciones disponibles

2) El personal de habla ruso

3) Programas de entretenimiento

4) Museos y teatros cerca del hotel

5) Si se aceptan tarjetas de crédito

 

Tienes 20 segundos para cada pregunta.

43.

Imagina que mientras viajabas durante tus vacaciones tomaste algunas fotos. Elija una foto para presentarla a tu amigo.

 

 

Tendrás que empezar a hablar en 1,5 minutos y hablar unos 2 minutos (12-15 oraciones). En su charla recuerde hablar sobre:

 

• cuando te tomaste la foto

• qué / quién está en la foto

• que está sucediendo

• ¿Por qué te tomaste la foto

• por qué decidiste mostrar la imagen a tu amigo

 

Tienes que hablar continuamente, empezando con: "He elegido la foto número ...".

44.

Estudia las dos fotografías. En 1,5 minutos estará listo para comparar y contrastar las fotografías:

 

• da una breve descripción de las fotos (acción, lugar)

• dice lo que las fotos tienen en común

• dice de qué manera las imágenes son diferentes

• di que tipo de sueño presentado en las fotos prefieres

• explica por qué

 

Tienes que hablar sólo no más de 2 minutos (12-15 oraciones). Tienes que hablar continuamente.